El Ministerio Público (MP) ordenó detener al dirigente chavista José Pinto, del movimiento Tupamaro, por su presunta participación en la ejecución del adolescente George Soto.

El fiscal general designado por la asamblea constituyente, Tarek William Saab, pidió la misma medida para otras tres personas que supuestamente también participaron en el crimen: José Fidel Blanco, Jesús Sánchez Roquett y Jesús Ibarra.

El joven trabajaba como pescador para José Pinto y fue visto por última vez en mayo, cuando se dirigió a la finca La Tupareña.

Saab indicó que otro pescador, Juan Pablo Romero, aseguró haber sido agredido en la finca de Pinto.

Romero fue agredido por los escoltas de Pinto, según denunció.

Saab explicó que en la finca de Pinto, en La Guaira, se encontró una osamenta en la cual hay un orificio por el paso de un proyectil. La muerte del adolescente George Soto y las lesiones sufridas por otro pescador, Juan Romero, “fueron ocasionadas por los escoltas de Pinto por instrucciones de este”, acusó.

“Se trata de hechos que han enlutado hogares venezolanos”, admitió.

A los cuatro les imputarán los delitos de: Homicidio intencional calificado con alevosía, privación ilegitima de libertad y agavillamiento.