Criticó que se sancione a un rector del CNE opositor por violación de DDHH o por crímenes de lesa humanidad

La coordinadora nacional de Unión y Progreso, Mercedes Malavé, señaló este martes, 23 de febrero, que con los nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) “nos encaminamos hacia un nuevo proceso electoral fallido, sin participación, con amenaza de sanciones”.

Dijo que “hemos presenciado el espectáculo,grotesco,de una baranda por la que se asoman rectores oficialistas hablando de los procesos más transparentes, democráticos y perfectos de la humanidad. Los rectores de oposición no han dejado de denunciar, sin éxito, continuas violaciones. La función de los rectores de oposición son claramente reducidísimas bajo este ‘modus operandi’ tan tremendamente arbitrario. Sin embargo, su misión trasciende la simple denuncia por los medios de comunicación”.

Agregó que “rectores de oposición atienden a los representantes de partidos políticos, canalizan sus demandas, reportan incidencias. Insisten por aquí y por allá. Su presencia facilita, ciertamente, una cantidad de trámites y solicitudes que, aunque no sean determinantes son importantes. Lo determinante es el voto popular. Qué gratificante debe ser para un rector opositor ver cómo, tras participación masiva, se obtienen victorias importantes de las fuerzas democráticas. Ellos conocen, más que nadie, las arbitrariedades y atropellos de nuestro sistema electoral”.

Dijo también que rectores de oposición, como Leonardo Morales, han cumplido exactamente la misma función de los anteriores. “El movimiento Unión y Progreso acudió a él en múltiples ocasiones y, gracias a sus buenos oficios, pudimos resolver más de una incidencia y elevar denuncias. Que los partidos del G4, la Unión Europea y Estados Unidos no hayan avalado esas elecciones, no hace a un rector opositor del CNE violador de DDHH ni responsable de crímenes de lesa humanidad. ¿Existe un baremo de sanciones?. ¿Quién lo maneja?”.

Apuntó que “lo más increíble de toda esta historia es que hoy la oposición que no participó reclama mejores condiciones, entre ellas, dos rectores imparciales y, si acaso, uno ‘potable’ para ambos. O sea, lo mismo de todos estos años. Esos dos rectores de oposición tienen que ser, porque sí, designados por 250 diputados chavistas y 30 diputados de oposición, acusados de no ser opositores, sancionados por la comunidad internacional, con rectores del CNE que tampoco son de oposición y también están sancionados”.