“Exhortamos a las partes del conflicto político venezolano a construir los acuerdos políticos necesarios que permitan, tanto la obtención de los recursos de forma perentoria, como la coordinación de su gestión para afrontar la pandemia”, subrayaron

Un llamado a los políticos de todos los sectores para que se pongan de acuerdo y afronten en conjunto la pandemia de coronavirus, fue formulado por más de 300 venezolanos.

En un documento difundido este viernes 3 de abril, activistas, académicos y dirigentes políticos y sociales exigieron a los dirigentes políticos “construir los acuerdos políticos necesarios que permitan, tanto la obtención de los recursos de forma perentoria, como la coordinación de su gestión para afrontar la pandemia”.

Este es el documento:

La Organización Mundial de la Salud ha declarado recientemente el surgimiento de una pandemia debido al nuevo coronavirus (el SARS-CoV-2), que provoca la enfermedad denominada Covid-19 con graves consecuencias para la salud.

Nosotros, como venezolanas y venezolanos de diversas tendencias políticas, culturales y sociales, coincidimos en la consternación por los enormes riesgos que afronta el país. Por esa razón nos reunimos para exhortar firmemente a las partes del conflicto político venezolano, a construir los acuerdos políticos necesarios que permitan la obtención de los apoyos perentorios y la coordinación de su gestión para afrontar la pandemia. Hoy abogamos por la política como garante del bien común enmarcada en los valores humanitarios. Así, queremos enfatizar el deber de los actores políticos para sus conciudadanos, quienes necesitan que sus decisiones y acciones estén a la altura de la emergencia que se avecina.

Para afrontar esta pandemia es necesario destinar el mejor esfuerzo de todos, además de contar con disponibilidad de recursos para la tarea que tenemos por delante. Hoy la disponibilidad de recursos económicos del país ha mermado por su mala gestión y desviación. Así mismo, el acceso a recursos con los cuales la nación cuenta en el exterior, como la posibilidad de acceder al financiamiento internacional, se ven comprometidos tanto por la disputa político institucional interna, como por medidas unilaterales de actores externos.

En este sentido, exhortamos a las partes del conflicto político venezolano a construir los acuerdos políticos necesarios que permitan, tanto la obtención de los recursos de forma perentoria, como la coordinación de su gestión para afrontar la pandemia. Para lograr estos acuerdos, apostamos a soluciones soberanas y rechazamos cualquier tipo de acciones, injerencias y/o presiones internacionales que nos alejen de salidas negociadas y constitucionales al conflicto venezolano, así como aquellas que violen los Derechos Humanos y la democracia.

Proponemos a la dirigencia de todo el espectro político del país, las siguientes medidas mínimas que consideramos indispensables y de urgente implementación:

1) Convocar e incluir a todos los sectores políticos y sociales en la respuesta ante la emergencia. Creemos necesario concertar acuerdos con los más amplios sectores, incluyendo políticos, movimientos sociales y sectores organizados del país, en procura del asesoramiento y coordinación de todos los esfuerzos de la sociedad para enfrentar la crisis. Exhortamos a prestar especial empeño en la participación de especialistas en tema de salud y áreas afines, instituciones científicas y universitarias, con el propósito de incorporar su experticia en el desarrollo de las estrategias para atajar la pandemia y disminuir los daños y sufrimiento de la población. Las fuerzas de seguridad del Estado deben estar a su disposición y servir de apoyo en la gestión de la crisis. Es necesario garantizar la transparencia, la información veraz y oportuna, y el pleno acceso de todos los comunicadores sociales a las fuentes oficiales de información. En ese sentido, se propone establecer una interlocución dinámica entre los medios, los periodistas y las autoridades públicas que garantice el derecho constitucional y legal de la ciudadanía a la información.

2) Lograr acuerdos institucionales que permitan la solicitud concertada de la ayuda internacional, con garantías de gestión conjunta y transparente. Los actores del conflicto político venezolano deben solicitar de manera coordinada la ayuda internacional (técnica y financiera) necesaria para afrontar la crisis sanitaria, económica y social que agrava la pandemia. La obtención de esta ayuda está supeditada a la presentación de garantías de gestión neutral y oportuna de los medios que se obtienen, cuyo único propósito es el de proteger vidas y la salud de la población. La gestión de la ayuda se debe hacer entre actores nacionales y representantes de instituciones internacionales, siendo ambos garantes de la transparencia en el uso de los medios obtenidos. El rol de la Organización de las Naciones Unidas -ONU-, y sus distintas agencias, sería de indispensable ayuda. También deben activarse mecanismos de contraloría social con estos mismos fines.

3) Implementación de apoyos económicos y sociales necesarios para garantizar la sostenibilidad y el respeto del confinamiento y del distanciamiento social. Para asegurar la práctica y el respeto del confinamiento por el conjunto de la población venezolana, se deben otorgar subvenciones para la gestión de la vida cotidiana. Hacer efectivo el acceso a la alimentación, a la salud, a los medicamentos y a los servicios públicos (agua, gas, electricidad, internet, gasolina) es la única garantía de la práctica estricta del confinamiento. De lo contrario, la población (en especial los sectores más vulnerables), no podrá respetar las medidas sanitarias por la urgencia de producir lo necesario para satisfacer sus necesidades básicas.

4) En consonancia con la solicitud de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, solicitamos urgentemente: a) aplicar las exenciones humanitarias anexas a las sanciones de carácter general que afectan a la población. Así, de manera eficaz, autorizar el rápido y riguroso suministro de equipos, material médico y de cualquier otra índole mientras dure la emergencia; b) considerar la liberación de las personas privadas de libertad u otorgar medidas humanitarias por delitos de menor cuantía y razones políticas para disminuir la probabilidad de contagio, procurando la mejora de las condiciones de salubridad y evitando el hacinamiento en los centros de reclusión.

Sólo con la voluntad de todos, pero fundamentalmente con la creación de condiciones de transparencia, confianza, ejercicio democrático y libre de los actores indispensables para asumir la pandemia y sus efectos, podremos afrontarla. Las medidas a tomar deben tener como objetivo principal la protección de la población y la garantía de todos sus derechos, y de ninguna manera deben atentar contra estos y la democracia. Colocamos además nuestros propios conocimientos a disposición, para apoyar las acciones de gestión de crisis y de construcción de soluciones para la búsqueda del bien común. La situación es grave, por lo tanto, los esfuerzos necesarios son grandes. El llamado a realizarlos es un llamado de sensatez, de humanidad y de respeto mutuo para construir el bienestar de todos los venezolanos.