El director de Datanálisis considera adecuado que Maduro, decretara la cuarentena ante el primer caso del coronavirus en el país

El economista y director de Datanálisis, Luis Vicente León, señaló que las sanciones de Estados Unidos buscan obligar una negociación política que pase por el respaldo de las Fuerzas Armadas.

“El objetivo es que negocien a Maduro, la estrategia no es para Maduro es contra Maduro. Le están diciendo ‘negocia a la Fuerzas Armadas (…) El receptor del mensaje no es Maduro, sino las Fuerzas Armadas, el sector militar. Pues es el único sector que podría negociar un cambio del poder en Venezuela”, dijo León, en entrevista a Globovisión.

El director de Datanálisis, aseguró que más de 80% de la población quiere un cambio político, a través de elecciones transparentes que no ganaría el chavismo.

Asimismo, indicó que no existe equilibrio de responsabilidades entre la oposición y el Gobierno, porque la oposición no tiene la misma responsabilidad de la crisis que el Gobierno.

“Hay que entender que la oposición comete errores, pero un error de la oposición no afecta al país, como un error del Gobierno”, expresó, y señaló que la oposición debe mantener una lucha racional por el cambio sin privilegiar el objetivo político sobre la calidad de vida de la población, porque no es correcto y además la van a “destruir” por pretender mantener solo el discurso político; sin embargo, reiteró que “el culpable de la crisis es el Gobierno de Maduro, por aplicar un modelo político inadecuado”.

Respuesta a la emergencia

Por otro lado, el economista cree que el Gobierno, hizo lo correcto al decretar el aislamiento preventivo ante el primer caso de Coronavirus en el país, pero cuestiona la forma en la que pueda mantenerlo tomando en cuenta la caída de los ingresos petroleros y las sanciones. Sin embargo, considera que el Gobierno “tuvo suerte”, pues la crisis ya “había reducido el nivel de comunicación aérea del país muchísimo”, lo que redujo la posibilidad de los contagios con relación a otros países de la región.

Indicó que, la situación amerita un control sanitario para tomar las medidas necesarias para contener la pandemia, pero además un control económico que permita mantener a las personas aisladas, y en ese sentido, indicó que los Clap están comprometidos, porque en medio de la crisis no se puede garantizar el suministro de productos que son mayoritariamente importados.

El ingreso petrolero ha mermado por la crisis internacional y las sanciones, pero el ingreso minero también ha caído, porque depende del combustible para las plantas eléctricas, y luego el traslado, señaló.

El papel de la oposición

En medio del conflicto de poder que atraviesa el país, consideró que Gobierno es el que ejerce el control territorial y en este caso lo representa Nicolás Maduro, ya que la emergencia por la pandemia le permite mantener el poder territorial al tener la capacidad de manejar la emergencia por la pandemia, frente a una oposición que no puede tomar decisiones para resolver los problemas.

Sin embargo, consideró que hay un conjunto de acciones que puede impulsar la oposición de Guaidó para aportar en la solución a la crisis por el coronavirus.

La primera de ellas es buscar toda la ayuda humanitaria posible para traerla a Venezuela. “Se dan las condiciones para que la oposición pueda ser mucho más proactivo en la búsqueda de ayuda humanitaria internacional y sería mejor vista en el plano internacional que el gobierno”, dijo.

Asimismo, señaló que hay organismos multilaterales que pudieran apoyar con créditos, recursos y financiamientos a la solución a la crisis del país, entre ellos el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la CAF o el Banco Mundial, organismos que lo están haciendo para otros países y con más razón lo pueden hacer para Venezuela, pero para ello se deben cumplir con los requisitos de una política económica transparente y la solicitud de la Asamblea Nacional (AN). Es decir, el conflicto político no permite otorgar el crédito de ningún organismo, por lo que al menos en ese punto se tienen que poner de acuerdo la AN y el Gobierno.

“El tercer nivel es la presión sobre el gobierno a buscar una salida pacífica a la crisis”, apuntó. Y además consideró que Guaidó, puede tener un rol “específico” en Citgo y puede buscar mecanismos para traer gasolina al país.