El oficialismo lo amenaza. Partidos como Copei insisten en que debe rendir cuentas por lo ocurrido durante la gestión de Juan Guaidó

El dirigente opositor Julio Borges, exiliado fuera de Venezuela y excanciller de la gestión de Juan Guaidó, parece estar en la mira del oficialismo, pero también, de otros factores políticos.

Este miércoles, el diputado Diosdado Cabello, primer vicepresidente del PSUV, le dijo “te espero en la bajadita” y afirmó que no puede regresar a Venezuela porque supuestamente atropelló a un niño.

Borges aseguró recientemente, que el gobierno interino liderado por Juan Guaidó debe desaparecer y llamó a una reorganización de la oposición. Según Cabello, esta postura se debería a un supuesto enfrentamiento entre el dirigente de PJ y Leopoldo López, fundador de Voluntad Popular.

Pero no es solo el oficialismo el que señala a Borges. Este lunes 6 de diciembre, el secretario general de Copei, Juan Carlos Alvarado, sostuvo que el gobierno nacional “y las instituciones que imparten justicia en nuestro país” deben actuar. “No vamos a llamar al odio, a la confrontación, a la retaliación, pero sí llamamos al ejercicio de la justicia. Llamamos a que se evalúe, a que se estudie de manera minuciosa cada uno de los pasos que pudieron ejercer las distintas personas”.

“Hablar de que un gobierno interino ha sido corrupto durante tres años… No puede ser que te hayas dado cuenta de eso hace 24 horas”, dijo a Borges. “De alguna manera tienes algún grado de responsabilidad”.

Para Alvarado no es suficiente “el hecho de pedir perdón. Aquí tienen que rendir cuentas a la nación y a los venezolanos. Los venezolanos exigen, además de una rendición de cuentas, que además afronten sus responsabilidades. Que no quede en la impunidad el hecho de haber estado en el ejercicio de cargos que no existían en el contexto de nuestra Constitución, y que hicieron un gran daño a nuestra nación”.

Julio Borges, abogado y padre de cuatrillizos, sufrió el allanamiento de su inmunidad parlamentaria en 2018 por parte de la asamblea constituyente oficialista.

El pasado 5 de diciembre, Borges renunció a sus cargos en el gobierno interino. Esta semana solicitó un derecho de palabra en la sesión de la Comisión Delegada de la Asamblea Nacional de 2015, que debía celebrarse el pasado martes. No hubo reunión parlamentaria, pero Borges sí ratificó que quiere proponer un plan de trabajo para la oposición.