En 2024 está en riesgo la sucesión de Nicolás Maduro, subrayó el analista

El politólogo John Magdaleno afirmó que en el corto plazo no ve “una democratización en lo inmediato” en Venezuela, con una transición que lleve a elecciones libres. Pero sí espera una restitución parcial de garantías, o “mejores oportunidades para que la oposición pueda operar políticamente”, como la eliminación de las inhabilitaciones y la restitución de las tarjetas de los partidos a sus titulares.

El profesor alegó que la oposición debe acumular fuerzas y participar en estas elecciones para prepararse para las elecciones presidenciales de 2024. El revocatorio “es un escenario que hay que evaluar”, aunque es “de baja probabilidad de ocurrencia”.

Subrayó que los procesos de negociación son complejos y opinó que no ve las condiciones. De esta ronda de negociaciones no podemos esperar una solución definitiva.

Para llegar a la democratización debe reducirse aún más el respaldo al oficialismo y “debilitar las bases de respaldo” que tiene el gobierno de Maduro. Hay otra etapa decisiva que es que la crisis llegue al interior de la coalición dominante, a los factores de poder que respaldan el régimen político, para reducir los costos de salida y aumentar los incentivos.

Magdaleno, en entrevista con Unión Radio, dijo esperar que se use la negociación para identificar las garantías que les convienen a los factores de poder, y que las ofertas se formulen de manera explícita y privada.

A su juicio, en las megaelecciones el oficialismo ofrecerá mejoras en algunas materias pero no concederá todas las garantías. Pero la oposición debe evaluar si desea organizarse para las próximas consultas y asumir que en 2024 está planteada una crisis de sucesión en el oficialismo, y no hay garantías de que continúe Nicolás Maduro. Si quiere participar en 2024 “se tiene que preparar desde ahora” para mejorar sus capacidades organizativas.