“Proponemos que anunciemos al país la participación unitaria en las elecciones, siempre que se garanticen condiciones básicas que permitan que la mayoría del Pueblo se exprese. Jamás obtendremos condiciones ideales en dictadura. Pero sí podríamos conquistar condiciones básicas para que cada ciudadano ejerza su libertad individual frente al tarjetón electoral”, enfatizaron

Un grupo de exfuncionarios de la gestión del presidente Hugo Chávez, agrupados en el Movimiento por la Democracia, propuso “un encuentro de las principales fuerzas sociales y políticas determinantes para unificar la estrategia y construir una nueva coalición amplia y democrática”.

En un comunicado difundido este domingo 28 de junio, indicaron: “Creemos que, a propósito de las elecciones de diciembre, debemos aprovechar todas las pequeñas ventanas democráticas que se abrirán para evidenciar al autoritarismo. Por eso proponemos que anunciemos al país la participación unitaria en las elecciones, siempre que se garanticen condiciones básicas que permitan que la mayoría del
Pueblo se exprese. Jamás obtendremos condiciones ideales en dictadura. Pero sí podríamos conquistar condiciones básicas para que cada ciudadano ejerza su libertad individual frente al tarjetón electoral”.

Insistieron: “No hablamos de la libertad de lo deseable sino de la libertad de lo posible. Este camino obligaría al gobierno a realizar actos autoritarios, ignominiosos, a cometer errores estratégicos que le generarían fracturas y aislamientos mucho mayores. Si al final de este proceso (antes o después de las elecciones) el gobierno de forma grotesca impide la expresión masiva del Pueblo o altera resultados, pues ese proceso electoral no se reconocerá, lo que generará el mismo efecto internacional de anunciar la abstención actualmente, pero conservando la unidad opositora y evidenciando ante el mundo nuevos y peores atropellos de la dictadura”.

Se trata “de hacerles difícil el camino hacia el totalitarismo, de hacerles costosa cada trampa que traten de hacer, cada violación a la constitución que traten de imponer, centrando la estrategia en el aislamiento de la elite gobernante y forzándolos al uso de la violencia que los aísla y los deslegitima en sus propias filas”.

Alertaron que si al final, “frente a la inminente expresión masiva del pueblo en rechazo a Maduro o frente a los resultados desfavorables para ellos, deciden desconocer la voluntad del Pueblo, entonces pasarán a la defensiva frente al mundo y más aislados incluso de sus aliados, se les producirán fracturas internas y la Venezuela democrática estará unida y a la ofensiva”.

Todo este planteamiento “exige de los sectores sociales más representativos de Venezuela, verbigracia, las iglesias, FEDECARAS, los trabajadores, estudiantes y universidades, que den un paso al frente y convoquen a toda la nación, y que los partidos opositores se sumen entusiastamente a la construcción de este espacio unitario. Y exige de toda Venezuela y su liderazgo la madurez para soportar la embestida de una bestia herida, sin escrúpulos y despiadada, sin caer en la trampa de llevar la lucha al terreno que ellos desean, sino mantenerlo en el campo de la lucha cívica, pacifica, soberana y masiva”.

La alternativa a esto es la división, la dispersión, las peleas internas, la cárcel, el exilio y el triunfo de la tiranía, lo cual no encuentra en nosotros ningún interés ni voluntad”.

El documento lo firman Eduardo Labrador, Gabriela Ramírez, Juan Carlos Rodríguez Torres, Juan Luis Sosa, Rodrigo Cabeza, Sergio Sánchez y German Ferrer.