En la administración pública “el Estado hace como que les paga a sus funcionarios, y los funcionarios muchas veces hacen como que trabajan, porque necesitan buscar otras fuentes de ingreso para poder sobrevivir”, subrayó el periodista José Gregorio Yépez en su programa Con los pies planos

En Venezuela hay un salario mínimo, pero también, otros ingresos o el parasalario, afirmó el periodista José Gregorio Yépez, en su programa Con los pies planos, transmitido por el Instagram de contrapunto.com.

“En la situación en la que estamos nacen los parasalarios. Profesores, maestros, funcionarios de la administración tributaria, funcionarios públicos en general andan en el rebusque, y justamente el rebusque termina siendo su fuente principal de ingresos”, describe. Correcciones de tesis, manejar taxi, vender “tetas” de café, reparación de electrodomésticos y personas con habilidades para la mecánica que “improvisan sus talleres”… “Todos tratan de completar y llevar para la casa”.

Funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado “también generan su parasalario en alcabalas y patrullaje”, y aplican la frase “yo te ayuda y tú me ayudas”, narra Yépez.

Pero “esto se escala” y “hemos visto cómo el parasalario ha terminado convirtiéndose en secuestros, chantajes y vacunas”, alerta.

El salario mínimo “es inexistente en Venezuela, si lo vemos como una forma para resolver los problemas vitales de los venezolanos”, porque no llega ni a un dólar al mes. Yépez recordó que en América Latina los salarios varían entre los 500 dólares en Costa Rica y los 79 en Cuba. “Venezuela está lejísimos del promedio del salario mínimo latinoamericano”.

El periodista recordó que en 2018, cuando se hizo la última reconversión monetaria, el salario mínimo era de 1.800 bolívares, “equivalentes a casi 16 dólares”. Ese año se hicieron varios ajustes al salario mínimo, pero debido a la devaluación, retrocedió hasta 6,9 dolares.

Nadie sobrevive con el salario mínimo, enfatiza Yépez, y solo es un requisito para cumplir con la formalidad. En la administración pública “el Estado hace como que les paga a sus funcionarios, y los funcionarios muchas veces hacen como que trabajan, porque necesitan buscar otras fuentes de ingreso para poder sobrevivir”. Los venezolanos han perdido reivindicaciones, como las utilidades, aguinaldos o jubilaciones: “Hoy ninguno de esos alcanza para nada”.

Nicolás Maduro ha dicho que mejorará el salario, mas “los técnicos advierten que sin resolver el tema de la hiperinflación y sin resolver el problema de la relación bolívar-dólar no hay salario mínimo que pueda sustentarse en el tiempo”. ¿Cambiarán la fórmula que hasta ahora ha sido fallida para tratar de enderezar las finanzas de los venezolanos?