El dirigente ex miembro del Buró Político del Partido Comunista de Venezuela, señala que no se puede tildar de “contrarrevolucionario” a quien haga cuestionamientos sustentados a la gestión del Gobierno de Maduro

“Llevo 21 años escuchando eso, de que ‘en este momento’ no es conveniente hacer críticas a la gestión del Gobierno, pretendiendo una polarización ficticia para, en la práctica, alinearnos a todos como ‘oficialistas’ o como ‘opositores'”.

La afirmación pertenece a Carlos Aquino, exintegrante del Buró Político del Partido Comunista de Venezuela, quien sostiene que la crítica es uno de los procesos humanos que nos hace avanzar como especie y favorece los verdaderos cambios.

Señala que para evitar la crítica en el proceso político que vive el país siempre esgrime “peligro de invasión, o de agresión imperialista, o de ofensiva de la derecha, o de dificultades económicas”.

“Van dos décadas en las que a muchos más que a uno se les ha tachado de ‘contrarrevolucionario, ‘apátrida’ o ‘parece escuálido’, porque supuestamente no se ubicaron ‘en el contexto actual’, ni entendieron que ‘luego tendremos tiempo para debatir las contradicciones internas'”, sostiene el militante comunista.

Más adelante en su argumentación sentencia: “No hay que temerle a la crítica. Las contradicciones son fuente de avance y desarrollo. No nos dejemos embaucar por la acomodaticia disyuntiva que nos quieren imponer de ‘traidores’ o ‘leales'”.

Finalmente, asegura que la defensa de Venezuela ante una eventual intervención militar, “no es ni será potestad sólo de ‘los revolucionarios de todas las tendencias’; en la oposición a este Gobierno conozco a mucha gente honesta, valiosa y patriota como el que más, cuya defensa irrestricta del país no está subordinada a su afinidad con el chavismo o el madurismo”.