El dirigente de izquierda José Pinto, detenido hace dos años y calificado como preso político, se declaró en huelga de hambre para rechazar su traslado a la cárcel de Yare, en el Estado Miranda.

Pinto, secretario del movimiento Tupamaro, advirtió que está siendo sometido a una brutal represión por parte de los cuerpos de seguridad del Estado.