“Proponemos un camino de equilibrio entre libertad y justicia post chavista y post antichavista”, señala el manifiesto “Luchemos por la vida”

Un grupo de dirigentes de izquierda, exministros y exfuncionarios del gobierno del presidente Hugo Chávez llamó a la población a organizarse para la recuperación de la democracia y del estado de derecho.

Integrantes de consejos comunales, militantes del PSUV y figuras como la exgobernadora de Portuguesa, Antonia Muñoz, o el exministro Andrés Izarra, coincidieron en el manifiesto “Luchemos por la vida”.

“Nos desplegaremos por el país y el mundo con una propuesta de lucha basada en la reconquista de la democracia y la constitución, el perdón, la reconciliación, el respeto al adversario, el diálogo, el trabajo honesto y liberador que producirá prosperidad para las mayorías, lo cual nos permitirá superar el miedo y el odio. Proponemos un camino de equilibrio entre libertad y justicia post chavista y post antichavista”, afirmaron.

Este es el documento:

  1. La crisis actual significa la muerte La crisis política, moral, económica y social de Venezuela, ha llevado a la inmensa mayoría de nuestro pueblo al límite de la subsistencia, que lo desplaza de su país para mantener a sus familiares y condena a miles a una muerte lenta. La crisis del gas doméstico, agua y combustible, paralizan la vida y economía de millones. Sin embargo, cuesta que esto lo entiendan quienes tienen comida, salud y servicios cubiertos, ya que padecen esta crisis.
    Por otra parte, la repartición del Estado bajo la forma de coalición, trae como
    consecuencia la desaparición progresiva del estado de derecho, de las instituciones y gobernabilidad; frente a los intereses los intereses y feudos de cada sector gobernante. Es la muerte de la República.

    Otra consecuencia de la crisis actual es la destrucción del tejido social acumulado durante años, que le ha garantizado al pueblo el ejercicio de su soberanía mantener conquistas sociales: Lo peor que nos está ocurriendo, es que ante una situación de crisis tan dramática como la que actualmente vive el pueblo venezolano, el futuro se torna incierto, simplemente inexistente, perdiendo así la esperanza y la confianza en el país. Hay que parar la muerte de venezolanos y de la República. Insistimos, independientemente del grupo político al cual pertenezcamos, no podemos reivindicarnos como políticos, sin poner en el centro del debate la vida. Es por la vida que luchamos.
  2. Una revolución es para vivir mejor
    Los sueños de cambiar en una sociedad, la realidad de injusticia, pobreza y
    autoritarismo, siempre serán el motor para grandes transformaciones sociales. Las revoluciones, sin son motivadas por deseos de justicia y equidad social, procuran un cambio en la vida de las grandes mayorías y en esto tienen su legitimidad, pues se llevan adelante para que todos vivamos mejor. Si, luego de años en el poder, de políticas erradas, de descomposición interna e ineficiencia, se tiene como saldo el deterioro de la vida de millones; no como resultado de una agresión aislada y temporal (caso de una guerra), sino como resultado de una crisis estructural acumulada, sin correcciones, sin siquiera reconocer errores, entonces esa revolución dejó de serlo y defender el estado de cosas se convierte en un acto conservador y reaccionario.
  3. Llegamos hasta aquí por la política bipolar
    Si algo hemos aprendido como humanidad a lo largo de tantas guerras y masacres es que nada justifica el exterminio del adversario. Aquella lógica típica de regímenes fascistas, que considera la eliminación del contrario como la solución a todos los problemas, ha llevado a la humanidad a los peores crímenes de la historia. Dividir la sociedad entre buenos y malos, blancos y negros, patriotas y traidores, sólo ha llevado a grandes genocidios. Los crímenes de odio siempre han estado precedidos por discursos de odio.
    La polarización, la (pre) política binaria, no sólo imposibilita ver objetivamente al
    adversario, sino que nos impide reconocer los errores propios y, por tanto, deteriora la capacidad de gestión; sumergiéndonos en una negación doble, tanto del oponente como de nosotros mismos. A la larga, destruimos las capacidades que, como sociedad, tenemos para construir juntos; ya sea por la guerra de trincheras a la cual lleva la polarización, como por la incapacidad de reconocer y, por tanto, de rectificaciones.
    La polarización como política es un callejón sin salida que sólo lleva a la destrucción mutua luego de un largo desgaste.
  4. El odio y el miedo nunca serán constructivos
    Ver el mundo bipolarmente genera enormes frustración y desespero, sentimientos que tienden a deslizarse por el camino fácil, buscando culpables en el adversario, conduciendo a un odio irracional que nos hunde más como nación. El odio es, en sí mismo, un sentimiento destructivo y autodestructivo. El odio no nos deja pensar ni percibir la realidad tal cual es, con sus grises y bemoles, con sus errores y aciertos de lado y lado. El odio tiene un sentimiento hermano que es el miedo, porque hemos demonizado al adversario y lo hemos hecho culpable de todos los males. Luego, tememos que el adversario sea capaz de existir, de controlarnos, de ser una contraparte beligerante.
    Sin embargo, el miedo no sólo es creado por nuestra construcción mental, sino que tiene justificaciones materiales en la represión, en las persecuciones, en los
    discursos de odio y resentimiento, en la violencia que la polarización sembró de lado y lado durante años.
    El Pueblo teme que le quiten la caja del CLAP, el militar a que lo metan preso y lo
    torturen por hacer alguna crítica, el político opositor teme que lo persigan a él o a su familia por luchar por sus ideales y los que gobiernan temen perder el poder y ser víctimas de las venganzas antichavistas. Así, el miedo logra ser un sentimiento conservador que frena la necesaria transformación que todos sabemos que necesita Venezuela. Requerimos de líderes con valor y sobriedad para frenar este círculo vicioso del odio y del miedo.
  5. No hay salida bajo esta lógica política
    Bajo la lógica pre-política bipolar de sacrificar todo a cambio del poder, no hay
    manera de salir de esta tragedia; porque quienes gobiernan al margen de la
    constitución no saldrán del poder si ellos mismos no lo deciden, porque quienes se oponen al gobierno no dejarán de hacerlo, con gran respaldo internacional, porque la salida a esta crisis económica y social pasa por el apoyo financiero internacional y multilateral, lo que exige un acuerdo político nacional. Si no cesa la violación de DDHH y de la Constitución, y si no cesan las sanciones, si no cesa el desconocimiento del adversario, todo seguirá empeorando. Por esto, sólo a través del diálogo respetuoso y sincero se podrá avanzar en acuerdos que desmantelen la política bipolar y construyan una política responsable y por la vida.
  6. La violación de DDHH es la mayor prueba del fracaso del Gobierno
    Es muy grave y peligroso que, cuando un gobierno pierde legitimidad y respaldo
    popular, para mantenerse en el poder a como dé lugar, tiene que: recurrir a la
    trampa y a la violación de las leyes, generar miedo en el pueblo, y lo que es más
    sintomático, apresar adversarios, encerrarlos por años sin presentarlos en
    audiencia, violando así el debido proceso y el derecho a la legítima defensa; en
    algunos casos llegando hasta la tortura. No es posible que en una “democracia
    participativa y protagónica” se usen como política de Estado tales prácticas de
    acoso y terror para conservar el poder. Esto deja en evidencia el fracaso como
    opción política de cambio, edificandose como una fuerza conservadora y
    reaccionaria. Ningún revolucionario que se aprecie como tal, bajo ninguna
    circunstancia, puede justificar la confiscación de la soberanía del pueblo y mucho
    menos la tortura. Ser revolucionario es militar en el cambio, en la justicia y en la
    defensa de la soberanía.
  7. Necesitamos volver a la Constitución
    Nuestra Constitución fue presentada y defendida por las fuerzas chavistas. Luego, en el 2006, también fue defendida por la oposición. Esto la convierte en la Constitución de todos los venezolanos. Allí nos encontramos todos. La solución a la crisis comienza por volver a la Constitución y al estado de derecho.
  8. Debemos respetarnos y reconocernos
    El primer paso para desmantelar la pre-política bipolar es respetarnos y
    reconocernos como seres humanos iguales ante la ley, pero diferentes en ideas,
    convicciones y proyectos. Esta es la condición más básica para reconstruirnos como
    sociedad, aceptarnos y entender que debemos respetarnos mutuamente.
    Tenemos profundas diferencias y probablemente las seguiremos teniendo, pero
    debemos aceptar que existimos, respetar el derecho del otro a formular sus críticas, a expresar su visión y a luchar por ella, para eso son las leyes.
  9. Se debe superar el “Todo o nada” como estrategia
    Hasta ahora, la mayoría de los partidos opositores han asumido la estrategia del
    “todo o nada”. Incluso, en ocasiones, cuando han formulado estrategias
    responsables, al final han tomado “caminos verdes”, destruyendo todo lo avanzado. La gravedad de la crisis en Venezuela exige que se entienda que, como en las guerras, hay temas de interés mutuo que debemos atender progresivamente. En este momento, la pandemia, el hambre, el combustible, los servicios públicos, los salarios, son algunos de los temas urgentes que no pueden esperar hasta que ocurra una resolución integral de la crisis. Igualmente es hora de reconocer, después de tantos años de polarización destructiva, que ninguna de las partes aplastará a la otra, por lo que necesitamos asumir el camino del diálogo y el acuerdo político.
    Necesitamos construir confianza mutua y esto se logra avanzando progresivamente en acuerdos parciales que nos permitan construir juntos espacios comunes de entendimiento, de respeto y esperanza. Los sectores más avanzados (moderados y responsables) de lado y lado, debemos tener el valor de rectificar, de reconocer al adversario y de encontrar objetivos comunes para alcanzarlos juntos, derrotando las tesis extremistas del exterminio del contrario o del “todo o nada”. Urge que los hombres y mujeres más respetables, sobrios y responsables, den un paso al frente para tratar que todos los bandos en pugna entiendan la necesidad que tenemos como país de recuperar la racionalidad y el sentido de responsabilidad histórica, para poder parar la muerte de la nación. Es por ello, que las fuerzas democráticas necesitan asumir una nueva estrategia de acumulación de fuerzas, que parte de la construcción y fortalecimiento del tejido social (con la gente y desde sus padecimientos), que avance e incluya a todos y que permita vislumbrar un país de futuro y de oportunidades. Por su parte, las fuerzas responsables del gobierno,
    deben dar la batalla interna para frenar a los extremistas que insisten en ejercer el poder convirtiendo al país en un cuartel y una cárcel.
  10. El pueblo debe recuperar y ejercer su soberanía
    Proponemos como meta que la soberanía retorne al pueblo. Nuestra nación no
    puede seguir encaminada por decisiones autoritarias ni de una élite gobernante, ni de potencias extranjeras. Debe ser el pueblo quien decida el rumbo de la nación más en momentos tan difíciles y controversiales. La Constitución es muy clara en plantear que las grandes decisiones deben estar en manos de la sociedad venezolana. Por lo tanto, el primer paso es recuperar la capacidad transparente, libre y competitiva de elegir. Si realmente queremos resolver esta crisis, demos un paso al frente, sin chantajes, sin extorsiones y sin maniobras, dejemos en manos del pueblo las decisiones.
  11. Rechazamos las sanciones a la República
    Rechazamos la implementación de sanciones contra la nación, contra sus
    instituciones y en especial contra PDVSA, ya que las mismas afectan la economía del país, incrementando la crisis. Si bien, ésta no se inició con las sanciones, las mismas profundizan la incapacidad nacional de resolver el desastre económico en que nos encontramos. Peor aún, aumentan la indiferencia del venezolano por las luchas que conduzcan a los cambios democráticos, sometiéndolo a una mayor subordinación a los mercados negros controlados por corrientes mafiosas del gobierno, a las que no les conviene una transición política democrática. Lejos de fomentar salidas democráticas, pacíficas, constitucionales y electorales, las sanciones a la nación incrementan el poder de quienes militan en la destrucción nacional y, por ende, en la del tejido social y productivo.
  12. Salvemos a la República
    La destrucción económica ha traído consigo la caída del situado constitucional que Caracas envía a las provincias y, con esto, el debilitamiento de las relaciones
    funcionales entre los diferentes estados y territorios de la nación. El incremento de las economías ilegales (tráfico de droga, gasolina, oro, diamantes, etc.) genera la creación de cuerpos armados paramilitares en defensa de estos negocios territorios. Apure, el Arco Minero, la Cota 905, el Tren de Aragua, las fronteras, Güiria, entre otros, son claros ejemplos de territorios controlados por estos grupos paramilitares vinculados a los negocios ilícitos. De seguir este camino, está ee riesgo, no solo el estado de derecho, sino la propia integridad territorial.
  13. Presos de conciencia
    Un paso importante para comenzar a entendernos y reconocernos es liberar de
    prisión a todos los presos de conciencia y sobreseer todas sus causas por razones políticas. No puede continuar la detención arbitraria, la tortura, el aislamiento de personas que hacen críticas, que se oponen al gobierno o que publican en redes sociales informaciones incomodas. Todo el planeta lo está viendo, lo está documentando y el daño que se causa a ellos y a sus familiares y amigos acumula odio y rencor difícil de superar. No hay manera de levantar las sanciones mientras continúen estas violaciones de derechos humanos, pues el mundo occidental es plantado frente a eso. Parar esta ignominia es un primer paso para destrancar el juego.
    Además, ninguna sociedad puede pretender resolver sus problemas enjaulando
    seres humanos, prohibiendoles hablar o escribir. Este retroceso a épocas
    medievales tiene que terminar, muy especialmente en los presos militares de los
    cuales muy poco se habla, como el caso del mayor general Miguel Rodríguez
    Torres, con más de tres años preso, sin audiencia preliminar, sin pruebas, sin juicio, aislado, con su familia perseguida, sus bienes robados y a merced del ánimo de los directivos de seguridad responsables de su custodia. Igual ocurre con cientos de militares y líderes trabajadores, presos de conciencia como Raúl Baduel, Rodney, Alvarez, entre muchos otros.
  14. Vamos a luchar para poder elegir
    Por todo lo anterior, y conscientes de que con apego a la ley y a la democracia
    debemos luchar por las mejores condiciones posibles, hacemos un llamado urgente a toda la nación a retomar el camino de la lucha electoral para que las grandes mayorías puedan expresar su voluntad. Toda la nación necesita volver y retomar el valor del voto. El gobierno necesita demostrar legitimidad para desmontar sanciones. La oposición necesita demostrar legitimidad para lograr cambios. El pueblo necesita manifestar su posición para evitar que esta se exprese de forma violenta y anárquica. Por esta razón damos un paso al frente en el llamado a organizarnos para participar en las elecciones y para luchar por las mejores condiciones posibles, entendiendo lo que enfrentamos. Si el gobierno decide confiscarnos ese derecho, que sea él quien lo haga y no los ciudadanos los que si lo facilitemos. Que el gobierno asuma las consecuencias internas, nacionales e internacionales y los costos asociados de impedir el libre ejercicio de la soberanía del Pueblo.
    En este sentido, saludamos como positivos los esfuerzos que se hacen desde
    importantes sectores de la sociedad, de la oposición y de sectores racionales del
    gobierno por la constitución de un nuevo CNE. Sabemos que un gobierno autoritario hegemónico nunca dará condiciones electorales de libertad y competitividad. Si las diera, dejaría de ser autoritario. Sin embargo, debemos evitar que se cierren las pocas puertas que quedan abiertas, para evitar que la nación avance hacia un régimen totalitario que estaría mucho más aislado y le costaría a la República mucho más sufrimiento y muerte, e indudablemente, las salidas serían más dolorosas para todas las partes.
    Por lo tanto, entendemos que hay que luchar por condiciones posibles, siendo una de las más importantes la “observación electoral de la Unión Europea” (con su protocolo confiable), para garantizar que todos los actores puedan participar.
  15. Referéndum Revocatorio, una oportunidad
    El 10 de enero del año 2022, de acuerdo a lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se presenta el escenario del referéndum
    revocatorio. Ciertamente las fuerzas extremistas del Gobierno y la oposición podrían torpedear esta salida democrática, pues no implicaría una victoria total de ninguna de las partes, ni el exterminio del contrario. Sería sólo un paso en el camino para devolverle la soberanía al pueblo.
    Nosotros, los demócratas y patriotas, debemos reivindicar y ejercer este derecho constitucional como la salida más propicia y menos traumática a esta crisis. Que sea el Pueblo quien decida.
  16. Salimos al reencuentro de los venezolanos.
    Hemos decidido dar un paso al frente y salir a reencontrarnos con los venezolanos honestos, que les duele y sienten a este país, a organizarnos en un esfuerzo democrático, esperanzador; teniendo como premisa el apego a la ética política y todo en el marco de nuestros derechos constitucionales. Con este mensaje queremos ayudar a fortalecer las fuerzas sociales del país que tienen mucho que decir y expresar a través del ejercicio de su participación y protagonismo. Todo con el objetivo de fomentar la lucha pacífica y constitucional por el retorno a la democracia y al estado de derecho. Igualmente le diremos al mundo, a los gobiernos del hemisferio, a las fuerzas sociales y progresistas de otras latitudes, que toda la solidaridad para con nuestro pueblo vulnerable es bienvenida, que toda la ayuda para superar la crisis será bien recibida; sin embargo, las decisiones de cómo superar la crisis siempre debe estar en manos de los venezolanos y las venezolanas. Nos desplegaremos por el país y el mundo con una propuesta de lucha basada en la reconquista de la democracia y la constitución, el perdón, la reconciliación, el respeto al adversario, el diálogo, el trabajo honesto y liberador que producirá prosperidad para las mayorías, lo cual nos permitirá superar el miedo y el odio.
    Proponemos un camino de equilibrio entre libertad y justicia, post chavista y post antichavista. Un camino para unir a toda la nación.

Este documento lo firman:

  1. Abundio Sánchez / Exalcalde Barinas
  2. Alberto Orozco / Líder social Miranda
  3. Alejandro Alvarado / Militares Retirados de Reserva
  4. Andrés Izarra / Periodista
  5. Antonia Muñóz / Exgobernadora Portuguesa
  6. Argenis Alvarado / Sector Comunal Cojedes
  7. Augusto Soto / Representante Médicos
  8. Aura Sotillo / Sector Salud
  9. Baldurin Monasterios / Defensa Civil La Guaira
    10.Betty Iriarte / Sector Salud La Guaira
  10. Carmen Torrealba / Sector Comunal Cojedes
    12.Carlos Arias / Dirigente político Portuguesa
    13.Carlos Mantilla / Coordinador Frente Amplio Cristiano Cojedes
    14.Carlos Molina / Exviceministro Turismo, Movimiento Por la Democracia
    15.Carlos Silva / MRPS, Nueva Esparta
    16.Carolina Clara / Dirigente social MPD, Falcón
    17.César Bencomo / Ex equipo Aló Presidente
    18.César González / Exdiputado AN
    19.César Jérez / Frente de Productores Agrícolas de Trujillo
    20.Christian Bencomo / Comité de Tierras Urbanas, Turmero, Aragua
    21.Dainube Bracamonte / Sector Educación Apure
    22.David Rondón / MPD Ex director INDECU La Guaira
    23.Diana Cazorla / Ex administradora Alcaldía Ricaurte
    24.Douglas Camero / Ex consultor juridico MIJ
    25.Edixon Herrera / Ex dirigente estudiantil LUZ, Zulia
    26.Efraín Montes / Sector Campesino La Guaira
    27.Elerin Arias / Dirigente político Aragua
    28.Esluve Sosa / Movimiento Por la Democracia
    29.Emily Da Silva / Politólogo, MPD
    30.Exio González / Ex Concejal Pampanito, Trujillo
    31.Fernando Bravo / Sector Pescadores La Guaira
    32.Flor Herrera / Profesora Universidad de Carabobo, Aragua
    33.Florencio Porras / Exgobernador Mérida
    34.Florisa Bernal / Sector Salud La Guaira
    35.Framli Daniel Rodríguez / Dirigente social municipio Miranda, Falcón
    36.Freddy Moreno / Sector Pescadores La Guaira
    37.Gabriel Blanco / Politólogo, MPD
    38.Génesis Montes / Ing. Sistemas La Guaira
    39.Gumercinda Hidalgo /Expresidenta Instituto Cultura de Portuguesa. Docente
    y actriz.
    40.Gustavo Caña / Sociedad Civil Cojedes
    41.Hamilton Atacho / Dirigente social de MPD, Falcón
    42.Heneidis López / Representación de mujeres de La Guaira
    43.Hernesto Prieto / Profesionales y Téncinos
    44.Hilbert Silba / Falcón
    45.Jackson Páez / Ex Diputado AN Cojedes
    46.Jaime Pérez / Dirigente social Petare, municipio Sucre, Miranda
    47.Javier Uzcátegui / Representante Iglesias Cristianas
    48.Jefri Guzmán / Ex JPSUV La Guaira
    49.Jhon Vidal / Sector Educación Apure
    50.Jhonny Magallanes / Sector Jóvenes Cojedes
    51.Jimmy Pérez / Dirigente social Petare, municipio Sucre, Miranda
    52.Jorge Coronado / Exconcejal Trujillo
    53.José Acosta / Trabajadores AIM La Guaira
    54.José “Chuy” Betancourt / Exalcalde municipio San Carlos, Cojedes
    55.José Muro / Sector Pescadores de La Guaira
    56.José Rafael “Chato” Vásquez / Ex alcalde de Araure, Portuguesa
    57.Juan Carlos Rodríguez Torres / Movimiento Por la Democracia
    58.Juan Rafael Ruilova / Profesor pre y postgrado UCV, exgerente alto nivel
    PDVSA
    59.Juan Luis Sosa / Movimiento Por la Democracia
    60.Juaquín Velandia / Profesionales y Técnicos
    61.Julio Milano / Sector Salud
    62.Julio Moreno / Exdiputado Movimiento Por la Democracia
    63.Karina Navarro / Consejo Comunal La Guaira
    64.Kildare Saavedra / Dirigente Municipio Pampam
    65.Luis Robles / Ex diputado AN, dirigente social Miranda
    66.Mansur Sliman / Sector Comercial Cojedes
    67.Manuel Díaz Meléndez / Falcón
    68.Manuel González / Coordinador Movimiento Ambientalista de Trujillo
    69.Marcos Gerardo Higuera / Sector Educación Falcón
    70.María L. Navas / SINAFUM Barbacoa, Aragua
    71.María Torrealba / Sector Educación Cojedes
    72.Marilin Cartaya / UPV La Guaira
    73.Marilin Delgado / Exdefensora del Pueblo, Trujillo
    74.Migdalis Hernández / Frente de Mujeres Socialistas
    75.Miguel Lozano / Crnel. R. (EJ) Frente de Militares Retirados
    76.Miguel Quirós / Crnel. R. (EJ) Sector Militares retirados Cojedes
    77.Néstor Gutiérrez / Coordinador Frente Amplio Cojedes
    78.Olga Camero / Econcejal PSUV Mérida
    79.Oly Millán / Economista, Exministra Economía Popular
    80.Osvaldo Rubio / Frente de Profesionales y Técnicos
    81.Oswaldo Colmenares / Sector Educación Universitaria Apure
    82.Pedro González / Colegio De Médicos Cojedes
    83.Ramón Araujo / Frente de Profesionales y Técnicos
    84.Ramón García / Dirigente social Miranda, Dir. FUNAPREVEN
    85.Raunely Pinto / Sector Salud
    86.Ricardo Rojas / Exgerente distrito social PDVSA
    87.Roberto Blanco / Representación Adultos Mayores La Guaira
    88.Rodolfo Márquez / Exdiputado AN y Asociación de Productores Agropecuarios
    Trujillo
    89.Rubén Peralta / Sector Agrícola Cojedes
    90.Sandy Chirinos / Dirigente social municipio Miranda, Falcón
    91.Saúl Torrealba / Sector Universitario Cojedes
    92.Sergio Sánchez / Exconcejal Movimiento Por la Democracia
    93.Tomás Jaimes / Defensor de DDHH
    94.Victoria Padilla / Comerciantes La Guaira
    95.Wilmer Romero / Profesor UCV
    96.Ycilio Zambrano / Exdirector IPASME Boconó
    97.Yelca Rojas / Sector Salud La Guaira
    98.Yelitza Brito / UBCH, PSUV La Guaira
    99.Yilian Colmenares / Representación estudiantes La Guaira
  11. Yonathan Osuna / Dirigente Juvenil Sucre
  12. Yrma Martínez / Exdirigente social Petare, municipio Sucre, Miranda
  13. Yuliana Sánchez / CLAP La Guaira
  14. Yunely Sojo / Sector Transporte La Guaira
  15. Zenaida K. Tahhan / Dirigente social Caracas y miembro de Frente Sur y
    REDES