Tanto el oficialismo como la oposición venezolanas se atribuyen el mérito de haber logrado el ingreso de ayuda humanitaria.

El viernes 29 de marzo, la Cruz Roja Internacional anunció que espera apoyar a más de 600 mil personas.

“En un plazo de aproximadamente 15 días estaremos preparados para brindar la ayuda (…) Esperamos ayudar a 650.000 personas en un primer momento”, declaró en rueda de prensa Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de la Cruz Roja.

Poco antes, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), diputado Juan Guaidó, dijo que la ayuda humanitaria “es un hecho”.

Este sábado, el presidente de la constituyente, el dirigente oficialista Diosdado Cabello, sostuvo que la Cruz Roja “actúa porque el gobierno bolivariano lo permite y nosotros queremos la paz de este país”.

Cabello enfatizó que “eso está ocurriendo única y exclusivamente porque el gobierno nacional lo ha permitido”.

Eso “no tiene nada que ver con que ellos trataron de parar los camiones y los quemaron, o que ellos tienen una chilladera”.

El oficialismo negó durante meses que el país necesitara ayuda internacional para afrontar la escasez de medicinas y alimentos. La oposición insistió en que Venezuela requería de ayuda humanitaria, y así lo incluyó en su agenda de reclamos al Ejecutivo.