El mandatario Nicolás Maduro condenó “el golpe de Estado consumado contra el hermano presidente” Evo Morales.

También declaró que los movimientos sociales y políticos del mundo “nos declaramos en movilización” para defender a los pueblos originarios.