Habría cometido varios delitos entre 2006 y 2010 a través de la empresa Consilux Tecnología, que suscribió un contrato para la construcción de 5.853 viviendas en seis ciudades pero los pagos para la ejecución no estaban acordes con los que estaban recibiendo del Ministerio de Vivienda

Las autoridades venezolanas solicitan a Italia que le envíe a Aldo Vendramin, un empresario brasileño apresado en Roma en enero pasado.

Aquí en Venezuela tiene una cuenta pendiente con la justicia por presuntos hechos de corrupción, según consta en la sentencia 058 emitida por la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) el pasado 12 de Abril.

De acuerdo a una investigación del Ministerio Público, Vendramin está implicado en los delitos de aprovechamiento fraudulento de fondos de la administración pública y asociación, previstos y sancionados, en su orden, en la Ley Contra la Corrupción y la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo.

Dichos delitos fueron presuntamente cometidos por el empresario brasileño entre los años 2006 y 2010. Para esa época, la empresa Consilux Tecnología, propiedad de Vendramin, suscribió un contrato con Venezuela para la construcción de 5.853 viviendas distribuidas en Acarigua, Barinas, Barquisimeto, Anaco, Maturín y Ciudad Bolívar.

Dos años después de haber suscrito el contrato, Luis y Roberto Orta, responsables de las obras, denunciaron “que el flujo de recursos que la empresa mandaba a Venezuela para ejecutar las obras, no estaba acorde con los pagos que estaban recibiendo del Ministerio para la Vivienda y Hábitat”.

A raíz de esa denuncia la Fiscalía tramitó la aprehensión del citado empresario la cual fue acordada el 8 de marzo de 2018 por el Tribunal 5° de Control Estadal de Caracas. Y el 31 de enero de 2019, el Ministerio Público solicitó al señalado Juzgado 5° el inicio del procedimiento de extradición contra Aldo Vendramin, en virtud de haber sido detenido en Roma.

El 5 de febrero pasado, el referido Juzgado 5° acordó iniciar el trámite de extradición y en consecuencia envió el expediente a la Sala Penal del TSJ.

La Sala Penal a su vez, resolvió respaldar la extradición de Vendramin tras considerar que “se encuentran satisfechos los requisitos de ley”, según se lee en la sentencia redactada por el magistrado Juan Luis Ibarra.

En el dispositivo de la sentencia se puede leer que “el ciudadano Aldo Vendramin será tratado con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano; al derecho a un sistema penitenciario que asegure la rehabilitación del penado en caso de que el mismo resulte condenado por los señalados delitos”.