Este grupo se conformó por iniciativa de la Unión Europea y es considerado el único mecanismo que hasta el momento tiene acceso a todas las partes relevantes en Venezuela

El Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela comenzó el lunes en Costa Rica una reunión marcada por la preocupación por el empeoramiento de la crisis venezolana y con la mira puesta en evitar una escalada de la violencia.

“Los acontecimientos de los últimos días y el empeoramiento de la crisis hace que nuestros esfuerzos conjuntos sean más importantes”, declaró en la inauguración de la reunión la vicepresidenta de la Comisión Europea y Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini.

La diplomática resaltó la “urgente necesidad de un proceso político y pacífico que lleve a una solución democrática y venezolana” a la crisis que vive esa nación.

Mogherini aseguró que la prioridad del Grupo Internacional de Contacto es “evitar una escalada, prevenir un aumento de la represión y la violencia, y preservar espacios para que surja un proceso político” que resuelva la crisis.

También señaló que la asistencia humanitaria para al menos 7 millones de venezolanos es otra de las prioridades que busca impulsar el grupo de contacto, pues la población venezolana está “enfrentando un profundo empeoramiento de sus condiciones de vida”.

El secretario de Estado de Cooperación Internacional de España, Juan Pablo de la Iglesia (i); el ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Augusto Santos (c); y la vicepresidenta de la Comisión Europea y Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini (d), participan este martes en el segundo día de reuniones del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela en San José. Foto : EFE.

El Grupo Internacional de Contacto está conformado por Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal, España, Suecia y el Reino Unido, así como por Costa Rica, Uruguay, Ecuador y Bolivia.

Este grupo se conformó por iniciativa de la Unión Europea y es considerado el único mecanismo que hasta el momento tiene acceso a todas las partes relevantes en Venezuela.

El Grupo tiene como fin promover una salida pacífica a la crisis venezolana mediante nuevas elecciones presidenciales y la distribución de ayuda humanitaria.

Esta es la tercera reunión que lleva a cabo el foro y en su inauguración, efectuada en la Cancillería costarricense, también participó el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, quien destacó la visión de “facilitar las posibilidades para que el pueblo venezolano pueda encontrar una ruta pacífica”.