Según la organización, Venezuela está dentro de los cuatro países del mundo, con mayor inseguridad alimentaria

El aporte del Programa Mundial de Alimentos a Venezuela, “de ninguna manera puede terminar en el carnet de la patria, ni en ningún  otro instrumento político de la administración de Nicolás Maduro”, sostuvo Griselda Reyes, activista política.

En su cuenta Twitter @griseldareyesq, Reyes manifestó : “Nuestro temor es que esa ayuda sea utilizada por el desgobierno para reforzar su posición dominante y ejercer mayor control social sobre la población como la ha venido haciendo a través del sistema Patria. Para nadie es un secreto que el desgobierno entrega ayudas solo a quienes respaldan a su partido, como lo hace con los productos distribuidos por los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP)”.

Explicó que la ayuda está prevista para sectores más vulnerables y  según la  calificación del Programa Mundial  de Alimentos,  Venezuela fue catalogada como uno de los cuatro países del mundo , con mayor inseguridad alimentaria.  “Fuimos de los países más ricos y ejemplo para el mundo. Hoy, por las erradas políticas socialistas, no hay consumo de carne, pescado, huevos, vegetales ni frutas”, acotó 

En este sentido, Reyes alzó su voz para exigir que se deje de politizar la alimentación, la vida y la salud de los venezolanos. Recalcó que los niños tienen derecho a recibir educación, alimentación y salud, sin que ello dependa de la afinidad política de sus padres.

“Es conmovedor ver a tantos niños en las calles pidiendo para comer o escarbando en la basura. Esas criaturas deberían estar en las aulas formándose; pero sin nutrientes, cualquier intento de aprendizaje será fallido”, enfatizó.