Las lluvias excepcionales que se pronostican, además de la temporada lluviosa, afectan la vialidad de Caracas, señaló este martes la profesora Celia Herrera, directora de la Escuela de Ingeniería Civil de la UCV.

Los proyectos de vialidad deben ir acompañados de un proyecto de drenaje vial, por lo que se deben realizar estructuras que capten las lluvias. En algunos casos vemos que el agua se empoza, e incluso, se obstaculizan las vías por completo, describió.

Herrera recordó que las hojas pueden tapar los drenajes, al igual que la basura que pueden lanzar los usuarios, y esto afecta el funcionamiento de las obras. También puede suceder que una lluvia copiosa supere los cálculos hechos para los periodos de lluvias intensas, y que las estructuras colapsen.

Lo importante es tener capacidad para atender la contingencia y enviar bombas de achique, y también, prevenir, porque ya sabemos cuándo se van a producir las lluvias, subrayó.

En algunos casos hay que hacer adecuaciones, sostuvo Herrera, y recordó que en el proyecto Guaire estaba prevista la reposición de estructuras. En la medida en que se interviene el terreno y se genera otro tipo de suelos la cantidad de agua que escurre es mucho mayor, y la demanda sobre estructuras de drenaje se incrementa.

Hay que hacer adecuaciones de las estructuras de drenaje, subrayó en entrevista con Unión Radio. En algunos sitios las vías se anegan, como el distribuidor Altamira, Plaza Venezuela. Igualmente hay que estar pendiente del caso del río GUaire, especialmente en Las Mercedes y La Línea.

Herrera comentó que el agua daña el pavimento, y que una de las fallas más comunes son los baches.

La profesora indicó que el fenómeno de las colas está retornando, y que en las horas pico se están observando de nuevo. Hay vehículos importados que se han incorporado al parque automotor, hay más viajes porque está regresando la normalidad y hay más combustible disponible. Eso incrementa el tránsito, y desde 2007 hasta ahora la trama vial no se ha incrementado, salvo algunos puentes de conexión. Se está incorporando mayor volumen a unas vías ya colapsadas, subrayó la experta, y no se favorece el ser más eficiente, con un sistema público activo y el metro funcionando como corresponde.

Recomendó culminar la Cota Mil, terminar la vía Santa Lucía que conecta Charallave con la Autopista Gran Mariscal de Ayacucho.