“Venezuela, Rusia, Irán y China se están preparando para hacer una fuerte declaración de que la región está lista para abrazar la fuerza multipolar”, sostiene la referida página

 A mediados de agosto, Venezuela será sede de la competencia internacional de “juegos de guerra” organizada por Rusia con la participación de militares de Rusia, Irán y China, así como de al menos otras 10 naciones.

Esta información fue difundida por el Centro para una Sociedad Libre y Segura, quien destacó en un informe que los ejercicios militares de guerra formarán parte de la edición 2022 de una competencia que han llamado “Sniper Frontier” y que Rusia organiza en alianza con diferentes países que han sido sede desde 2015, reseñaron páginas internacionales.

“La competencia es un movimiento estratégico que busca reposicionar activos militares desplegados hacia adelante en América Latina y el Caribe”, dice el informe.

“Las naciones VRIC (Venezuela, Rusia, Irán y China) se están preparando para hacer una fuerte declaración de que la región está lista para abrazar la fuerza multipolar”, sostiene la referida página.

Según el portal freebeacon.com, los ejercicios de guerra son una de las señales más claras hasta la fecha de que la coalición de regímenes anti estadounidenses de América Latina está trabajando para impulsar las relaciones con Rusia, China e Irán.

“Rusia y sus aliados Irán y China están a punto de hacer una gran demostración de fuerza con la competencia de juegos del ejército en agosto en Venezuela. Pero es importante entender que esta fuerza está moldeada por desinformación digital cibernética que está en el corazón de cómo se utiliza este tipo de ejercicio militar conjunto para legitimar estados autoritarios y deslegitimar democracias en el hemisferio occidental”, dijo Joseph Humire, analista de seguridad nacional y director ejecutivo del grupo de expertos, al Washington Free Beacon . “Al normalizar los movimientos militares de los adversarios de Estados Unidos en el Caribe, corremos el riesgo de debilitar la legitimidad moral de las democracias en América Latina”.