“Hemos visto al movimiento chavista y al PSUV como representante de una proporción significativa de la población y teniendo un papel en la política de Venezuela en el futuro, eso está fuera de cuestión”, aseguró Michael Kozak, el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado.

El Departamento de Estado de Estados Unidos (EEUU) dijo este viernes que respaldaría una “transición” en Venezuela con los chavistas en un Gobierno Interino y sin Juan Guaidó como líder, en el eventual caso de que no resultara reelegido en enero como Presidente de la Asamblea Nacional.

“Nuestro apoyo ha sido a las elecciones democráticas de Venezuela, no a Juan Guaidó como persona, sino como Presidente electo de la Asamblea Nacional y, por tanto, por la Constitución, como Presidente interino”, explicó en una rueda de prensa Michael Kozak, el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado.

Guaidó, se declaró Presidente el pasado 23 de enero, al considerar ilegítima la reelección en 2018 del mandatario Nicolás Maduro. Y para hacerlo, invocó la Constitución de Venezuela, que establece que el Presidente del Legislativo asume el mando cuando el Ejecutivo está vacante.

En teoría, el mandato de Guaidó como Presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, expiraría el próximo 5 de enero debido a un pacto de gobernabilidad, por el que le correspondería a las formaciones con menor representación proponer al próximo presidente legislativo.

Un grupo de partidos opositores con representación minoritaria en el Parlamento venezolano, ya ha anunciado que respaldará a Guaidó, pero el líder opositor aún así tiene que superar la votación.

Por otro lado, en la rueda de prensa, Kozak reiteró que EEUU no concibe una transición con el actual presidente, Nicolás Maduro, aún en el poder; pero fue más explícito de lo usual al aprobar la entrada de los chavistas en un eventual Gobierno de transición ,que lleve a la convocatoria de elecciones.

“Un Gobierno de transición obviamente implica que debe ser aceptado ampliamente para ese propósito de traer elecciones libres y justas”, subrayó Kozak.

“En esa idea -añadió- hemos sido claros desde el principio, hemos visto al movimiento chavista y al PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) como representante de una proporción significativa de la población y teniendo un papel en la política de Venezuela en el futuro, eso está fuera de cuestión”.

Kozak, además, reveló que Washington ha mantenido contactos con Moscú, acerca de Venezuela y aseguró que “continuará teniéndolos mientras sean útiles”.

Al hablar sobre Rusia, además, consideró que al Kremlin no le interesa la alianza con Maduro, debido a que Venezuela no tiene forma de pagar las deudas que contrajo con Moscú por la situación económica en el país caribeño, sobre el que Washington ha impuesto duras sanciones.

Las declaraciones de Kozak, se producen después de que esta semana el Secretario de Estado, Mike Pompeo, prácticamente descartara la opción militar para Venezuela al considerar que usar la fuerza militar tendría riesgos “significativos”, en lo que supone un cambio sustancial de postura.

Hasta ahora, la Administración estadounidense había defendido que “todas las opciones estaban sobre la mesa” en relación con la crisis en Venezuela y aseguraba que eso incluía la opción militar.

EE.UU. fue el primer país que reconoció en enero a Guaidó, como Presidente Interino de Venezuela y, desde entonces, emprendió una campaña destinada a derrocar a Maduro, mediante la imposición de sanciones contra empresas y funcionarios, incluido el hijo del presidente, Nicolás “Nicolasito” Ernesto Maduro Guerra. EFE