A través de un comunicado de este miércoles, el gobierno de Nicolás Maduro condenó el pronunciamiento emitido por la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en relación con los privados de libertad. 

En el documento, aseguran que en el país no existen personas detenidas arbitrariamente y que quienes están privados de libertad tiene todas las garantías para un juicio justo, sobre la base del debido proceso y el legítimo derecho a la defensa. 

Esto, agrega el texto, ha podido ser corroborado por la oficina de Michelle Bachelet en 33 visitas que han realizado sus funcionarios a los centros de detención, y en más de 410 entrevistas a personas privadas de la libertad. 

En ese sentido, piden a esta instancia de Naciones Unidas a “honrar la verdad y ajustar su desempeño a los principios de objetividad, no selectividad, imparcialidad, no injerencia en los asuntos internos y diálogo constructivo”.