La Comisión Presidencial “Alí Rodríguez Araque” anunció este viernes, a través de un comunicado, que la administración de Nicolás Maduro implementará un plan especial de contingencia para el suministro de combustible, que tenderá a normalizar y regularizar en este nuevo esquema de distribución en el corto y mediano plazo.

Se trata de “la puesta en práctica, de forma temporal, de un plan especial de contingencia para el suministro de combustible que tenderá a normalizar y regularizar en este nuevo esquema de distribución en el corto y mediano plazo”, dice un comunicado de la comisión presidencial que está a cargo de la estatal petrolera Pdvsa.

La llamada comisión “Alí Rodríguez Araque” no explicó en qué consiste este nuevo plan, ni desde cuándo empezará a regir.

Foto: Alonso Calatrava Rumbos

En el comunicado reiteran que la escasez de gasolina es una de las “nefastas consecuencias del vil bloqueo” que Estados Unidos ha impuesto al sancionar a numerosos representantes del Ejecutivo venezolano y castigar a las personas o gobiernos que hagan negocios con los sancionados.

“Este ataque imperial a nuestra soberanía ha traído graves perjuicios a toda nuestra industria energética, recayendo en mayor medida sobre nuestro sistema de refinación y producción de combustibles”, reza el escrito.

Pese a todo, prosigue la comisión, Nicolás Maduro y Pdvsa “hacen grandes esfuerzos para abastecer la demanda nacional de combustible e impulsar los niveles de producción, mediante el fortalecimiento de la infraestructura industrial y tecnológica” de las refinerías nacionales.

La industria petrolera venezolana también asegura estar apostando por el desarrollo de “nuevas iniciativas en el proceso de refinación, que apuntan a la consolidación de un esquema eficaz de sustitución de importaciones”.

Foto: Alonso Calatrava Rumbos

“Reafirmamos nuestro compromiso de producir toda la gasolina y demás productos necesarios para el desarrollo energético de Venezuela”, agrega la nota.

El gobierno de Maduro puso en marcha el 1 de junio, un plan de distribución de gasolina comprada a Irán y que incluyó por primera vez un aumento de la tarifa del combustible, luego de casi 20 años de subsidio total.

Los cinco buques iraníes que arribaron a Venezuela lograron saciar la demanda nacional de gasolina durante poco más de un mes, pues en agosto empezó a escasear nuevamente, una situación que ha obligado a los ciudadanos a hacer colas de hasta dos días para repostar unos litros.