El Estado ponderó este hecho como un “acto deliberado de provocación” del Comando Sur de EEUU

El Gobierno de Nicolás Maduro denunció este jueves 01 de octubre que un buque de guerra de Estados Unidos se acercó a las aguas territoriales del país sin que la maniobra haya constituido una incursión en la jurisdicción nacional.

A través de un comunicado, la Cancillería venezolana condenó las “intenciones intimidatorias del Comando Sur de EEUU por medio de la presencia del buque destructor de misiles guiados USS William P. Lawrence(DDG-110) de la clase Arleigh Burke de la Armada de ese país en la Zona Contigua venezolana”.

La embarcación llegó a ubicarse a una distancia de 16,1 millas náuticas de las costas venezolanas, cuando la jurisdicción de aguas territoriales se extiende 12 millas, lo que significa que quedaban 4,1 millas para que se produjera la incursión, es decir, más de 6 kilómetros.