El gobierno nacional y la fiscalía general de la República, remitieron a la Corte Penal Internacional (CPI), un cuarto informe para dar a conocer nuevos elementos, vinculados a las redes sociales, del caso Venezuela.

En mensajes escritos en Twitter, el fiscal general de la República, Tarek William Saab, designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), informó que el escrito tiene como finalidad “acreditar la existencia de una comunidad ampliamente extendida y activas en las redes sociales, en la que un núcleo pequeño es capaz de generar tendencias en la red utilizando mecanismos fraudulentos como bots”.

De acuerdo al documento enviado a la CPI, se trata de un estudio comunicacional que evidencia “cómo se están instrumentalizando las redes sociales al objeto de generar una opinión pública determinada”.