Los 4,9 millones de venezolanos que han emigrado son particularmente vulnerables ya que muchos no tienen ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas o incluso no tienen techo, dijo el enviado especial de la ONU para los refugiados y migrantes venezolanos

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió este miércoles a la comunidad internacional “apoyo urgente” para proteger a los millones de migrantes venezolanos de las consecuencias económicas de la pandemia del nuevo coronavirus.

“Millones de refugiados y migrantes, y las comunidades que los acogen, continúan necesitando apoyo urgente, particularmente a medida que el impacto económico de la pandemia del coronavirus comienza a percibirse en América Latina y el Caribe”, dijo el enviado especial de la ONU para los refugiados y migrantes venezolanos, Eduardo Stein, citado en un comunicado.

“Instamos a la comunidad internacional a aumentar su apoyo a los programas humanitarios, de protección e integración, de los que dependen la vida y el bienestar de millones de personas”, agregó.

Los 4,9 millones de venezolanos que han emigrado desde 2015 por la crisis en el país son particularmente vulnerables a los coletazos de la pandemia, ya que muchos de ellos no tienen ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas o incluso no tienen techo, detalló Stein.

Además, corren el riesgo de ser estigmatizados “ante el aumento del miedo y de los disturbios sociales” en sus naciones de acogida, señaló el enviado en un boletín fechado en Bogotá.

Colombia es el mayor receptor de migrantes venezolanos, con 1,7 millones de personas. Stein alertó en octubre de 2019, antes del inicio de la pandemia, del empeoramiento de la crisis de los migrantes de Venezuela en 2020 y afirmó que se necesitará el doble del presupuesto actual para hacerle frente. 

Entonces calculó que este año se llegará a la cifra de 6,5 millones de ciudadanos que abandonaron la nación petrolera.

La ONU pidió el 19 de marzo que los Estados no priven a los migrantes de las solicitudes de asilo ni que los obliguen a dar media vuelta en medio de su lucha para intentar frenar la Covid-19, que los ha llevado a cerrar fronteras y a aislamientos totales en medio de preocupaciones por las consecuencias económicas.

Más de la mitad de la población del mundo está actualmente bajo algún tipo de confinamiento, mientras los países buscan desesperadamente detener el avance del virus que ya infectó a más de 865.000 personas desde que se desató en diciembre en China.