Venezuela debe discutir cómo transforma la economía basada en combustibles fósiles y pasar a una economía basada en el viento y en el sol, apuntó este lunes Jon Paul Rodríguez, presidente de Provita.

Lamentó que la agenda ambiental sea baja en el gobierno central y en los locales. La agenda la dominan las disputas entre candidatos, apuntó. En las ciudades hay mucho espacio para otras especies, los invitó a pensar en ellas y a respetarlas.

-No sé qué tan preparados estamos, porque hemos debido trabajar más para disminuir el cambio climático, hay que disminuir los gases de efecto invernadero, acotó Estrella Villamizar, investigadora de la UCV.

Venezuela tiene grandes problemas, como los derrames petroleros y la minería, que ahora se extiende a estados andinos, agregó. Toda la costa venezolana está afectada por derrames consecutivos en los últimos siete años, entre 2017 y 2019 se han registrado 600 derrames entre costa y continental.

Rodríguez indicó que el área afectada por la minería es de unos 500 kilómetros cuadrados, y se ha duplicado en los últimos 10 años. El impacto mayor de la minería es el uso de mercurio y la destrucción del tejido social, razonó.

Villamizar, por su parte, señaló que se debe controlar la explotación minera, porque ha aumentado el impacto ambiental. Instó a los alcaldes a que “dejen de cortar árboles”.

Ambos participaron en un foro en Unión Radio.