Arreaza entregó notas de protesta a los jefes de las misiones diplomáticas de España, Francia, Países Bajos y Alemania, horas después de ordenar la expulsión de la embajadora de la Unión Europea

La Unión Europea pidió este jueves al Gobierno venezolano que “revierta” su decisión de obligar a la embajadora de la UE en ese país, Isabel Brilhante, a abandonar Venezuela en 72 horas.

“La UE lamenta profundamente esta decisión que no hará más que aislar a Venezuela internacionalmente. Pedimos que se revierta esta decisión”,dijo a EFE la portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Nabila Massrali.

El Gobierno de Nicolás Maduro declaró este miércoles persona non grata a la embajadora Brilhante y le dio tres días para abandonar la nación en respuesta a las sanciones que el lunes aprobó la UE contra 19 diputados de la Asamblea Nacional, la judicatura y el Comité Nacional Electoral de Venezuela, en respuesta a los comicios del 6 de diciembre que la UE no reconoce.

El ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, se reunió hoy con la embajadora europea para comunicarle la decisión,después de que ayer el parlamento -de mayoría chavista- pidiese al presidente Nicolás Maduro,que expulsara a Brilhante por considerarla persona non grata.

La portavoz del SEAE dijo que “Venezuela solo superará su crisis actual a través de la negociación y el diálogo, al que la UE está completamente comprometida”, pero añadió que la decisión de hoy “socava” esa voluntad de cooperación.

Por su parte, Arreaza entregó notas de protesta a los jefes de las misiones diplomáticas de España, Francia, Países Bajos y Alemania horas después de ordenar la expulsión de la embajadora de la Unión Europea (UE) en el país, Isabel Brilhante.

El ministro venezolano de Relaciones Exteriores, sostuvo una reunión privada en la sede de la Cancillería con los embajadores de Francia, Romain Nadal, y Alemania, Daniel Kriener, así como con los jefes de misión de España, Juan Fernández Trigo, y Países Bajos, Robert Schuddeboom.

Junto a las respectivas notas de protesta, cada diplomático recibió, de manos de Arreaza,un ejemplar de la Constitución venezolana y de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU),documentos que, según el Gobierno, han sido irrespetados por algunos Ejecutivos europeos.