La Audiencia Nacional española se opone a la entrega en contra del criterio de la Fiscalía, que apoyó la extradición.

Un tribunal español rechazó la extradición a Estados Unidos (EEUU) del ex viceministro de Desarrollo Eléctrico de Venezuela, Javier Alvarado Ochoa, investigado en Texas (EEUU) por blanqueo y sobornos de la petrolera estatal venezolana PDVSA y que denunció ser objeto de una persecución política.

Estados Unidos comenzó a investigar a Alvarado por delitos de organización criminal y blanqueo por corrupción en los negocios, también se le está investigando por esos delitos en España.

Alvarado cuenta con nacionalidad española desde 2017 y, en contra de lo que alegó la Fiscalía, el tribunal descartó que la obtuviese de forma fraudulenta.

Respecto a la investigación abierta en España, la Audiencia recuerda la existencia de una querella “contra diversas personas físicas y jurídicas” relacionadas con PDVSA, entre ellas Alvarado, por delitos cometidos en Venezuela “que también ha pedido su extradición” y en otros países.

El documento señala que tenía “cargos” en Bariven, donde habría cometido actos de corrupción por los que obtuvo beneficios que habrían sido, “al menos parcialmente”, blanqueados en España a través de inmuebles y creación de sociedades.

Es lo que se denomina “una situación de doble competencia jurisdiccional concurrente”, el tribunal señaló que, dado que a él solo compete resolver la extradición, no le corresponde pronunciarse a favor de una u otra jurisdicción.

Sin embrago, como Alvarado cuenta con la nacionalidad española, tendría prevalencia ésta, según la Audiencia, incluso para los que son objeto de investigación en EEUU y tiene también en cuenta la «gran disparidad de tratamiento punitivo en uno y otro sistema penal”.