El pasado enero medios españoles publicaron que Rodríguez había estado en el aeropuerto madrileño durante una escala aérea y que había conversado con Ábalos, días antes de la llegada del diputado Juan Guaidó.

El Congreso español rechazó por mayoría constituir una comisión de investigación del encuentro entre el ministro español de Transporte, José Luis Ábalos y la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, hace tres semanas en el aeropuerto de Madrid.

La noticia del “encuentro” causó revuelo mediático y político, porque Rodríguez es uno de los altos cargos venezolanos sancionados por la Unión Europea (UE) lo que le prohíbe la entrada en territorio de sus países miembros.

En este sentido, el ministro español explicó que no fue una reunión, sino un “encuentro” de 20 o 25 minutos para saludarla dentro del avión, mientras que el Gobierno, que preside Pedro Sánchez, insistió en que Rodríguez no entró a España.

La oposición parlamentaria de conservadores (Partido Popular) y liberales (Ciudadanos) habían solicitado una comisión de investigación, pero la mayoría de los grupos parlamentarios, con el Partido Socialista y Unidas Podemos (izquierda) a la cabeza, se opusieron a tramitar la petición.