El Fiscal General de República, designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab aseguró que su despacho ha colaborado “plenamente” con la investigación que desarrolla la Corte Penal Internacional (CPI)

Argentina se retiró el pasado 25 de marzo, de la demanda que varios países presentaron en 2018 ante la Corte Penal Internacional (CPI) para investigar presuntos crímenes de lesa humanidad en Venezuela cometidos por la administración de Nicolás Maduro, lo que ha generado polémica este jueves entre el Gobierno de Alberto Fernández y la oposición argentina.

Si bien la decisión del gobierno de Fernández, de desvincularse de esa solicitud judicial se remonta a marzo pasado, cuando salió del Grupo de Lima, que desconoce a Nicolás Maduro y busca salidas para la crisis que vive Venezuela, el hecho trascendió este 27 de mayo en Argentina.

“El 24 de marzo comunicamos oficialmente nuestra retirada del Grupo de Lima, y como consecuencia de eso el 25 de marzo nos bajamos de una denuncia que habíamos hecho como Grupo de Lima, porque ya no pertenecemos a él”, explicaron a Efe fuentes de la Cancillería del país sureño.

En septiembre de 2018, los Gobiernos de Canadá, Colombia, Chile, Paraguay, Perú y Argentina, entonces presidida por el conservador Mauricio Macri (2015-2019), solicitaron a la Fiscalía de la CPI, con sede en La Haya, investigar supuestos crímenes de lesa humanidad cometidos en Venezuela.

La misiva iba acompañada de dos informes elaborados por expertos internacionales, en los que se documentaban procesos extrajudiciales, torturas y detenciones arbitrarias en el marco de las protestas antigubernamentales

Todos esos países integraban con otros seis más el Grupo de Lima, del que Argentina, ya con el peronista Alberto Fernández, como presidente, decidió salir hace dos meses al considerar que las acciones que el grupo impulsaba en el plano internacional, “buscando aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes, no han conducido a nada”.

Al día siguiente, el Ejecutivo argentino, cuya vicepresidenta, Cristina Fernández, estrecha relación con el chavismo cuando fue presidenta (2007-2015), envió a la CPI una carta en la que formalizaba su retirada del apoyo a la investigación.

“La Argentina ha dejado de integrar el Grupo de Lima. En consecuencia, el Gobierno de la República Argentina se retira de dicha remisión, como así también de toda presentación realizada en ese marco”, señala esa misiva, facilitada a Efe.

Las fuentes remarcaron que, independientemente de que Argentina desista de apoyar la demanda, la investigación de la Fiscalía de la CPI seguirá su curso.