La portavoz de Exteriores, Maria Adebahr, afirmó que las cifras oficiales indican que la participación electoral fue “históricamente baja”, lo que según el Gobierno alemán es un síntoma de desconfianza de la población en el proceso

El Gobierno alemán declaró este lunes que los comicios de este domingo en Venezuela no fueron ni libres ni justos, y tampoco cumplieron a su juicio los estándares mínimos internacionales, y apuntó a la baja participación como síntoma de la falta de confianza de la población en el proceso.

“Ya expresamos previamente nuestras grandes dudas, que efectivamente no han quedado despejadas con la celebración de los comicios. Nuestros temores se han confirmado. Desde nuestro punto de vista, las elecciones no fueron ni libres ni justas”, señaló la portavoz de Exteriores, Maria Adebahr, en una rueda de prensa ordinaria.

Subrayó, asimismo, que los comicios “no cumplieron con los estándares mínimos internacionales, ni tampoco con la necesidad de un proceso político inclusivo para superar la crisis nacional que se viene observando en Venezuela desde hace bastante tiempo”.

Destacó, además, que las cifras oficiales indican que la participación electoral fue “históricamente baja”, lo que según el Gobierno alemán, constituye una prueba de que la población venezolana “no ha depositado una gran confianza en este proceso electoral”.

Por otra parte, declaró que la actual Asamblea Nacional, liderada por el opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por unos 50 países, entre ellos Alemania, “seguirá existiendo hasta el 5 de enero”.

Después “habrá que ver cómo se desarrolla el proceso en Venezuela tras esta elección del fin de semana”, agregó.

En ese sentido, señaló que la postura de Alemania hacia Venezuela y hacia Guaidó “no ha cambiado con lo ocurrido el fin de semana”.

Indicó, además, que Alemania consultará ahora con sus socios europeos la postura común tras estos comicios.