Desde tempranas horas del domingo manifestantes tomaron las calles del país para reclamar el colapso de servicios públicos y la falta de agua, tras los recientes apagones

La falta de agua causada por una semana de apagones en Venezuela terminó empujando a los venezolanos a las calles para protestar este domingo en varias regiones del país.

En la avenida Fuerzas Armadas de Caracas un centenar de manifestantes protestaron durante horas pidiendo el regreso de la energía y, con ello, del suministro de agua potable y de los servicios de telefonía e internet.

También en el oeste de la capital venezolana se produjeron desde la mañana numerosas concentraciones de ciudadanos que pedían la restitución del fluido eléctrico, luego de que anoche se registrara otro de los apagones nacionales que iniciaron el lunes.

Las cercanías del palacio presidencial de Miraflores, custodiadas por decenas de agentes y tanquetas de la Guardia, fueron tomadas casi en su totalidad por una veintena de protestas en las que los vecinos cortaron las vías, armaron barricadas y corearon consignas contra Nicolás Maduro.

En estas manifestaciones los ciudadanos mostraron recipientes vacíos para denunciar que el agua no corre por las tuberías de sus hogares desde hace tres, cinco u ocho días.

En transmisión conjunta de radio y televisión, la noche del domingo, Maduro pidió mantener la paz en las calles y ordenó la implementación de un plan de racionamiento eléctrico durante 30 días, mientras que reiteró la suspensión de clases y la reducción de la jornada laboral hasta las 2 de la tarde.