Apuntó el representante de este organismo que “los ganaderos están en desventaja por la escasez de combustible, falta de políticas coherentes y el desfase tecnológico de 30 años”.

Según indica la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), el país cerrará el año 2019 con un consumo per cápita de carne de res de 8 kilogramos.

El presidente del gremio, Armando Chacín, explicó que el consumo de carnes en Venezuela se ubicaba en 64 kilogramos, de los cuales 24 eran de carne de res y en la actualidad el mismo ha bajado a 17 kilogramos, de éstos 8 son de res.

Expresó que otro aspecto que ha incidido en la caída del consumo de la carne es la merma en la producción local, actualmente el sector ganadero nacional solo cubre 35% de las necesidades nacionales de carne y 30% de los requerimientos de leche en la nación.

Asimismo, detalló que el rebaño nacional mantiene una caída sostenida pasando de 16.000.000 a menos de 8.000.000 por la falta de apoyo; este año fueron excluidos de la cartera crediticia.

Considera que el precio de la carne debe anclarse a la tasa del dólar, pero con políticas que permitan dignificar a los trabajadores para que puedan adquirir la carne. “No cumplimos con nuestras estructuras de costos porque los animales en el país cuestan tres veces menos de lo que cuestan en otras naciones”, dijo.