Para el presidente de Veppex, España “no solo se convierte en un santuario para corruptos venezolanos, sino también para elementos involucrados en tráfico de drogas”

La Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) criticó este lunes la decisión de la Audiencia Nacional española de rechazar la extradición a EE.UU. del general venezolano Hugo Carvajal, antiguo jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar durante el mandato del presidentes Hugo Chávez y del mandatario Nicolás Maduro.

En un comunicado, el presidente de Veppex, José Antonio Colina, manifestó su “rechazo e indignación” por el fallo del tribunal español, que además puso en libertad al exmilitar venezolano, reclamado por delitos de narcotráfico en Estados Unidos.

En opinión del dirigente de este grupo del exilio venezolano, la decisión supone una “afrenta” para Estados Unidos, que le reclama por haber colaborado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para introducir cocaína en el país norteamericano.

“La justicia española ya había mostrado desinterés en investigar a una buena cantidad de corruptos venezolanos que se han ido para ese territorio”, aseguró Veppex, al poner como ejemplo el caso de Alejandro Betancourt, señalado en el hecho de corrupción de Derwick.

Con esta nueva decisión judicial, afirmó Colina, España “no solo se convierte en un santuario para corruptos venezolanos, sino también para elementos involucrados en tráfico de drogas”.

Por todo ello, pidió a EEUU que “insista y aplique todos los mecanismos que le permiten los acuerdos internacionales” para impedir que Carvajal, apodado “el pollo”, sea “protegido” y quede impune de los supuestos delitos cometidos.

Fuentes de la Audiencia Nacional informaron este lunes de la decisión, a la espera de que el tribunal difunda este martes un auto con los motivos de su fallo.

La vista de extradición se celebró el pasado 12 de septiembre y entonces Carvajal alegó que su reclamación por parte de EEUU., por delitos de narcotráfico, carece de fundamento y responde a motivaciones políticas, ya que este país – dijo su abogada – lo que pretende es sacarle información sobre el Gobierno de Chávez.

En su petición de extradición, la justicia estadounidense afirmaba que la intención de Carvajal era “inundar” Estados Unidos con toneladas de cocaína, que introducía con ayuda de la guerrilla colombiana.

La decisión de la Audiencia Nacional de no entregar a Carvajal va en contra del criterio de la Fiscalía española, que consideraba que se daban todos los requisitos para extraditarle y que en la demanda de EEUU se concretaban “con suficiente precisión” las actividades delictivas por las cuales se le reclamaba.