El comisionado nombrado por Guaidó ante la ONU, Miguel Pizarro, indicó que la paralización de las clases presenciales aumentó también “los factores de riesgo” para niños y maestros en materia de protección y bienestar mental

Miguel Pizarro afirmó este sábado 29 de enero, que los estudiantes de su país deben “hacer innumerables sacrificios” para formarse en medio de “una crisis multifactorial”, en la que la educación es uno de los ámbitos más afectados.

“Venezuela sufre una crisis multifactorial en la que la educación es una de las aristas más afectadas. Esto, sumado a la llegada de la pandemia, causa que estudiantes y docentes deban hacer innumerables sacrificios para poder formarse y formar, respectivamente”, dijo Pizarro en su cuenta de Twitter.

El nombrado por el opositor Juan Guaidó comisionado para la ONU aseguró que el cierre de las escuelas venezolanas a raíz de la llegada de la covid-19 “aumentó” las dificultades del sector educativo y se sumó a las fallas, ya existentes, en los servicios públicos, las imposibilidades para adquirir equipos electrónicos y la falta de programas de alimentación en las escuelas.

“Las fallas en los servicios básicos, principalmente luz e internet; la dificultad económica para adquirir un equipo móvil inteligente o una computadora y la ausencia temporal del Programa de Alimentación Escolar dificultaron aun más el acceso a la educación de niños y jóvenes”, aseveró.

Pizarro citó datos del último reporte de la Oficina ONU para Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) y aseguró que la paralización de las clases presenciales aumentó también “los factores de riesgo” para niños y maestros en materia de protección y bienestar mental.

Puntualizó que con el regreso a clases presenciales, luego de “casi 20 meses” de cierre, muchos planteles “no están aptos” para recibir a los estudiantes.