Los organismos de seguridad nacional no cuentan con la aprobación de los ciudadanos debido a las constantes violaciones de los Ddhh que ha cometido, señaló el abogado

“La militarización anunciada por el estado con la incorporación de milicianos, las Unidades Populares de Defensa Integral (Updi) en todas las comunidades, municipios y junto a la activación de la “Faes exterminio” son un riesgo para los Derechos Humanos en Venezuela”, denunció ante los medios de comunicación Rafael Narvaez, ex parlamentario, abogado defensor de los Ddhh y coordinador de la defensa por los derechos civiles.

Para el ex parlamentario las Udpi son un peligro para la ciudadanía si el estado le permite también el uso de armas de fuego. La entrega de los 321 mil 433 fusiles por parte de la Fuerza Armadas Nacional Bolivariana (Fanb) a las milicias “es una locura”al tomar en cuenta la escasa formación, control del orden público, manifestaciones publicas y el desconocimiento del principio progresivo de los derechos humanos, advirtió Narvaez.

“Quiero recordar al estado, que su obligación es garantizar y hacer respetar los derechos humanos establecidos en el artículo 19 de nuestra Constitución”, reiteró el ex parlamentario.

Asimismo, el también abogado exigió al Ministerio Público -“que funciona como garante de la legalidad y protector de los Ddhh”- evitar la ejecución de procedimientos, y llevarlos a cabo al margen de la ley.

Por último, aseguró que el patrullaje militar iniciado el pasado 14 de noviembre y que se pretende finalizar el 24 de noviembre no es bienvenido por la mayoría del pueblo, ya que tanto los componentes militares como los cuerpos de seguridad del estado no tienen aceptación de la ciudadanía por las atrocidades y abusos cometidos contra de los Derechos Humanos en el país.

Días antes el mandatario Nicolás Maduro habría señalado que activó cuadrillas milicianas en todo el país e informó cuál sería el plan estratégico de las Updi y laFanb para “evitar que la oposición interrumpa la tranquila en la época navideña”