Jorge Arreaza, aseguró en varios mensajes publicados en Twitter que entre 2019 y 2020 el exembajador español fue alertado “varias veces” por la cancillería y la vicepresidencia de Venezuela sobre “acciones violentas que Leopoldo López planificaba desde su residencia”

El Gobierno español negó este martes que el anterior embajador de España en Venezuela, Jesús Silva, tuviera ningún tipo de “conocimiento, connivencia y complicidad” con supuestos planes violentos que el líder opositor Leopoldo López habría preparado presuntamente mientras estaba acogido en la embajada española en Caracas.

“El Gobierno de España no practica la injerencia en asuntos internos ni participa en la planificación de actos violentos y contrarios al ordenamiento interno de otros Estados”, subrayaron hoy fuentes del Ministerio español de Exteriores ante las acusaciones vertidas por el recién elegido presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Jorge Rodríguez, a quien España no reconoce como tal.

Rodríguez acusó este domingo al exembajador de España en Venezuela de “connivencia” con Leopoldo López y afirmó que tuvo “conocimiento” de sus planes cuando el líder opositor vivió en la residencia del diplomático.

Posteriormente, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, aseguró en varios mensajes publicados en Twitter que entre 2019 y 2020 el exembajador español fue alertado “varias veces” por la cancillería y la vicepresidencia de Venezuela sobre “acciones violentas que Leopoldo López planificaba desde su residencia”.

Arreaza añadió que también se informó “en múltiples oportunidades” y de forma directa al exministro español de Exteriores Josep Borrell y a la actual responsable de ese Ministerio, Arancha González Laya, a quienes se exigió “cumplir con la Convención sobre Relaciones Diplomáticas y respetar la ley venezolana”.

En respuesta, el Ministerio español de Exteriores subraya que, tanto el Gobierno como sus diplomáticos se conducen en su política exterior “con apego a la normativa internacional, incluyendo por supuesto la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”.

Durante su mandato como embajador en Venezuela, Silva “ha actuado siempre con arreglo a estos principios que rigen nuestra política exterior”, precisaron hoy fuentes del equipo que dirige González Laya.

La ministra española, que no es partidaria de “escaladas declarativas que no contribuyen en nada a esa salida a la crisis”, ha trasladado a las autoridades del Gobierno de Nicolás Maduro esta posición del Ejecutivo de España por los cauces diplomáticos habituales.