“Permite concentrarse en acciones para aplanar la pandemia; solventar parcialmente las crisis de servicios; adoptar medidas especiales para frenar el hambre y el empobrecimiento de la población”, indica

El analista político Simón García expone las cinco razones por las cuales, a su juicio, es necesario diferir las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

“En términos prácticos es preferible acordar ahora una suspensión que hacerlo luego por retraso en la entrega y puesta en marcha de las máquinas de votación o por un pico del virus”, manifiesta.

Estas son sus cinco razones:

  1. Permite concentrarse en acciones para aplanar la pandemia; solventar parcialmente las crisis de servicios; adoptar medidas especiales para frenar el hambre y el empobrecimiento de la población; iniciar una reactivación selectiva de la producción; crear condiciones para el reinicio de clases y organizar elecciones con observación internacional y garantías de voto libre y participación sin prohibiciones judiciales.
  2. Refuerza la salida pacífica y electoral frente a la opción de violencia e intervención militar. Introduce la necesidad de que los países solidarios con Venezuela y defensores del restablecimiento de la democracia redefinan los medios y objetivos de su participación.
  3. Crea espacio para flexibilizar aquellas sanciones que afectan gravemente a una población civil ya de por sí en el límite de su sobrevivencia.
  4. Internamente abre otro juego, más favorable a reducir la fragmentación de la oposición y a realizar una negociación, con resultados concretos en cada tramo que se establezca, entre gobierno, oposición y representación de la sociedad civil.
  5. Abre un espacio para el reconocimiento y la valoración del chavismo y el gobierno como factor para un acuerdo nacional de mediano plazo con un plan de reconstrucción de Venezuela fuera del modelo rentista, populista y estatista.