La encargada del equipo para las ideas en materia del sector público para el Plan País insiste que en en la actualidad “hay muchas organizaciones creadas con fines políticos” de las cuales sí se debe prescindir dentro de una transición

Para la coordinadora del área de la administración pública de las propuestas para el Plan País, Eglé Iturbe de Blanco, no está planteado botar a todo el personal de la administración pública durante una transición política, sino buscar las formas de utilizarlo de una la mejor forma posible, para ello, propone crear programas de reinstitucionalización y de capacitación.

“Todo el que quiera contribuir va a permanecer, pero habrá que evaluarlo para saber dónde es más productivo”, plantea.

Este miércoles 22 de mayo se realizó el evento de Propuestas Para el Plan País en materia del sector público desde la Universidad Metropolitana.

Iturbe recuerda que en la actualidad muchos ministerios e institutos públicos son gestionados por funcionarios militares que a la hora de una transición “van a salir por su propia iniciativa”, al igual que los miembros del alto gobierno es decir, los de más alto rango, mientras que al resto considera que “hay que evaluarlos”.

“Hay muchas cosas que hay que evaluar. No sabemos exactamente cuál es la cifra de empleados públicos. Al resto hay que evaluarlo para saber cuáles son sus capacidades técnicas y porqué están allí, si es por razones políticas o si están allí porque realmente pueden y quieren contribuir”, expresa.

Durante un proceso político transicional, Iturbe explica que los empleados públicos de menor rango no tendrán que ir a ninguna parte. La idea será que el nuevo gobierno luego de nombrar a las nuevas autoridades dentro de las entidades públicas, llegué a las dependencias para definir “cómo van a trabar y con qué gente van a trabajar”.

“Ellos tendrán que convocar a la gente para saber con qué cuentan, como primer paso, luego cada empleado tendrá que decir por qué entró allí y en qué trabaja”, insiste.

A consideración de Iturbe, en la actualidad “hay muchas organizaciones creadas con fines políticos”, y coloca como ejemplo a la Fundación Francisco de Miranda y a la Fundación Tierra Fértil, entidades que define como “creadas para recuperar recursos para la revolución”, las cuales insiste en que deben desaparecer dentro de una transición política, mientras que las demás “van a tener que ser revaluadas”.

Iturbe no duda en que dentro del sistema agroalimentario se va a necesitar gente que a lo mejor en la actualidad no está donde deberían estar dentro de la administración pública, a las cuáles insiste tendrán que capacitar y así darles la posibilidad de que permanezcan dentro del Estado.

De igual forma, desde su punto de vista, “no debe haber un plan de revancha ni de sacarlos a todos”, para ella “ahí caben todos” y “hacen falta todos”, y “en la administración pública mucho más” que afirma hoy día “está totalmente desarmada, con un grado de ineficiencia muy alto por la falta de dirección”, según Iturbe.

La coordinadora y su equipo encargados las propuestas para el sector público, presentarán sus ideas ante el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, desde la Universidad Andrés Bello en el evento Congreso Internacional Propuestas para el Plan País, el próximo viernes 24 de mayo.

Eglé Iturbe de Blanco estuvo en la administración pública desde 1959 hasta 1994, durante esos años estuvo dentro de entidades como CordiPlan, también fue viceministra de Hacienda y dentro del directorio de Pdvsa.