Con “Aprendiendo a querer” las muchachas empiezan a entender su dignidad y que no son juguete de nadie, subrayó la presidenta de Provive, Christine Marcellus de Vollmer

“Aprendiendo a querer”, programa desarrollado por la asociación Provive, favorece la convivencia social, reduce los índices de violencia y bullying y también el embarazo juvenil, aseguró este jueves la gerente general de la organización, Karina Zavarce.

El programa se aplica en las escuelas que lo solicitan desde el tercer nivel de preescolar hasta el último año de bachillerato, y se inserta en la estructura escolar, detalló Zavarce durante un encuentro con la prensa realizado en la Cafetería Kaldi de Las Mercedes y al cual asistió la presidenta de Provive, Christine Marcellus de Vollmer.

José Antonio Perrella, presidente ejecutivo de Provive, indicó que están transitando el camino para convertir a Provive en una empresa social exitosa, que está dedicada a dar soporte organizacional, legal y de mercadeo a “Aprendiendo a querer”. Insistió en que no es un proyecto político ni religioso.

El programa ha tocado 23 países. Tiene 13 libros ilustrados que han sido traducidos a ocho idiomas, puntualizó Zavarce. A juicio de Perrella, debería convertirse en política de Estado en Venezuela y en otras naciones.

Los dos protagonistas de “Aprendiendo a querer” son Carlos y su prima Alicia, que afrontan situaciones y dilemas en los que puede verse reflejada cualquier persona, afirmó Zavarce.

Vollmer relató la experiencia en un colegio de Fe y Alegría en Caracas, en el cual el embarazo adolescente bajó a cero. Con “Aprendiendo a querer”, aseveró, las muchachas empiezan a entender su dignidad y que no son juguete de nadie.

Se trata, enfatizó Vollmer, de trabajar el ejemplo positivo. Venezuela tiene un talento muy especial, sentenció.