“Sube la leche, sube la carne y los maestros se mueren de hambre” cantaron los docentes en la adyacencias del Ministerio de Educación en Caracas

Educadores del Caracas y del interior del país tomaron nuevamente las afueras del Ministerio de Educación, en el centro de la ciudad capital, para protestar por mejoras salariales así como el pago de los pasivos labores que se le adeuda al sector.

No es la primera vez, que los docentes venezolanos salen a calles a exigir sus derechos y aunque las autoridades del Gobierno de Nicolás Maduro, han sostenido reuniones con el gremio, los educadores siguen solicitando respuestas.

Griselda Sánchez, Coordinadora de la Coalición Sindical Nacional por el sector educativo, “exigió al Gobierno de Nicolás Maduro que cumpla con las políticas públicas necesarias para que los jóvenes venezolanos puedan estar en sus planteles porque hoy vivimos con el alma en piso al ver tantas instituciones sin luz, sin agua, sin maestros”.

También indicó que a través de un recorrido pudieron constatar el esfuerzo que deben hacer los docentes para cumplir con sus labores diarias bajo un sol inclemente y como niños van de sus casas caminando porque no tienen para pagar un pasaje, no cuentan con el Programa de Alimentación Escolar (PAE).

La también secretaria de Reclamos del Sindicato Venezolano de Maestros aseveró que lo único que solicitan los docentes venezolanos son las reinvindicaciones de los ciudadanos, de nuestros jóvenes, de los obreros.

“Hoy el Magisterio se moviliza en frente de la adversidad porque definitivamente nosotros vamos a luchar hasta lograr que se restablezca el orden constitucional”, reiteró Sánchez, quien informó que el mes de abril vence el contrato colectivo de los trabajadores educativos y el ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, tiene más de 17 meses reuniéndose con los representantes de las Federaciones, pero no ha brindado ninguna respuesta, ninguna mejora.