“Están mandando a la gente a recuperar las escuelas pero eso está quedando en manos de las comunidades; ahí no hay a quién reclamarle”, sentenció la presidenta de Fordisi

El descontento entre los docentes venezolanos es evidente. Tanto, que este miércoles 27 de julio más de 300 trabajadores del magisterio tomaron las puertas del Ministerio de Educación, en el centro de Caracas, para reclamar el pago incompleto de su bono de recreación (para los jubilados) y bono vacacional (para los activos). Gricelda Sánchez, presidenta de Formación de Dirigentes Sindicales (Fordisi), encabezó una parte de la protesta y advirtió que, en estas condiciones, será difícil el inicio del año escolar 2022-2023 en septiembre próximo.

“Dificulto que, bajo estas condiciones y este panorama, podamos volver a clases en septiembre. Y lamentamos mucho que sea así”, subrayó, “porque nuestros jóvenes pagan los platos rotos de esta gestión nefasta”.

“Nosotros no podemos vivir con salarios de hambre. Que es el obrero, que es el administrativo. No basta con que manden unas cuadrillas hoy a recuperar las escuelas, porque tengo que decir que están mandando a la gente a recuperar las escuelas pero eso está quedando en manos de las comunidades; ahí no hay a quién reclamarle”, sentenció Sánchez.

Durante su intervención en la asamblea improvisada en la entrada del Ministerio de Educación, Sánchez subrayó a las autoridades: “Si quieren ser diferentes, compórtense diferente”.