El funcionario dijo que una vez que se ganaban la confianza de las víctimas, por mensajes en WhatsApp o por mensaje de texto, les ofrecían divisas a precios por debajo del mercado u objetos de valor con la excusa de ayudar a un familiar

Este miércoles, el Fiscal General, designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab informó de la detención de Zuleima Del Valle España Durán y de Emily Yaneth Rojas, quienes junto al privado de libertad, Ronegar Carlos Alvarado Jiménez, eran los responsables del método utilizado para estafar, mejor conocido como: Hola soy María.

En ese sentido, afirmo que las detenidas realizaban esta actividad bajo las órdenes de Alvarado Jiménez, quien se encuentra recluido en el centro penitenciario El Dorado (Edo Bolívar) por el delito de robo y hurto de vehículo automotor. 

El funcionario dijo que una vez que se ganaban la confianza de las víctimas, por mensajes en WhatsApp o por mensaje de texto, les ofrecían divisas a precios por debajo del mercado u objetos de valor con la excusa de ayudar a un familiar. Al recibir el pago cortaban todo tipo de comunicación y se apoderaban del dinero. 

Zuleima Del Valle España Durán y Emily Yaneth Rojas Durán fueron presentadas el pasado nueve de agosto, y fueron llevadas ante el Juzgado 18° de Control del AMC, por estafa agravada continuada y asociación para delinquir, y se les decretó privativa de libertad.

Por otro lado, aseguró El Ministerio Público encarceló a Helianny Mercedes González Córdoba, Elvis Álvarez Álvarez,  Dember Alcina Moreno, José Arteaga Betancourt, Jackelin Rivero Silva, María Soto Bravo, Ada Oliveros Rincón y Génesis Montero Cerveleon por complicidad  en trata de personas y asociación para delinquir.

Los imputados formaban parte de una red de trata de menores de edad, con el fin de explotarlas sexualmente. 

La principal implicada en ese caso es la ciudadana Marina Rodríguez Rojas, quien se dedicaba a la venta de sustancias estupefacientes en diversos lugares del centro de Valencia, estado Carabobo, captaba a adolescentes en situación de calle, ofreciéndoles alojamiento en una casa abandonada donde pernoctaban otras personas en situación de calle. 

“Rodríguez obligaba bajo amenaza a las adolescentes de entre 11 y 14 años de edad, a tener relaciones sexuales con clientes que ella contactaba tanto en la casa donde pernoctaban como en diferentes hoteles de la zona, servicios por los cuales cobraba”, dijo el Fiscal. 

Por este hecho Rodríguez fue imputada por trata de personas con fines de explotación sexual, tráfico de drogas en la modalidad de ocultamiento, cooperación inmediata en el delito de acto carnal con víctima especialmente vulnerable y asociación para delinquir.