Informes médicos, pruebas y documentos que evidencien las torturas serán entregados a la Comisión.

Dispuestos a ir a cualquier lugar: Así se encuentran los familiares de los presos políticos venezolanos, quienes se mantienen en la lucha para mostrar ante los organismos internacionales los tratos crueles que han sufrido sus hermanos, esposos, hijos y demás familiares.

Dairis Espinoza, madre del primer teniente Alberto Maita Espinoza, aseveró que irá “donde sea, siempre y cuando podamos ser escuchados”.

Espinoza llevará ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), los informes médicos en los que se constatan las agresiones que ha sufrido el teniente del Ejército, entre las que se encuentra la fractura de una de sus piernas mientras lo torturaban en la Dgcim, para admitir los hechos de los cuales se lo acusa.

La madre de Espinoza cuenta que obtener estos informes no ha sido fácil, pues para ser emitidos tuvo que perseguir constantemente a los médicos tratantes.

Los familiares de Vasco Da Costa, también están dispuestos a desplazarse y calificaron está opción “como una buena idea”.

Tiago Da Costa, hermano de Vasco Da Costa, aseveró que a raíz de las torturas “le salió un cáncer en el ojo y le salió una celulitis en la pierna (…) producto de la mordida de una rata”.

El mayor temor de los familiares es que, después de cumplir el periodo de condena, sigan detenidos.