Además de Venezuela, la Asamblea General eligió el jueves pasado como miembros del Consejo de DDHH a Brasil, Libia, Mauritania, Sudán, Namibia, Indonesia, Japón, Islas Marshall, Corea del Sur, Armenia, Polonia, Alemania y Países Bajos

Federica Mogherini, alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, señaló que la Unión Europea (UE) tiene “gran preocupación” por el ingreso de Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, debido a su “historial” en esta materia.

La UE pidió a todos los Estados proteger la integridad y credibilidad del Consejo de Derechos Humanos en el cumplimiento de su mandato institucional y respetar la independencia del Alto Comisionado y su Oficina.

Asimismo, Bruselas manifestó que “no se puede ignorar la gravedad de las violaciones de Derechos Humanos en Venezuela. Recordó que los miembros del Consejo de Derechos Humanos “tienen la responsabilidad de mantener los estándares más elevados en la promoción y protección de los Derechos Humanos y necesitan cooperar con procedimientos y mecanismos especiales creados por el Consejo, incluidas las Misiones de Búsqueda de Hechos”.