Las manifestaciones contra el instructivo de la Onapre continúan. En poco más de una semana han sido detenidas seis personas

“Ni la lluvia nos va a parar”. Esta afirmación se repitió el 12 de julio durante la marcha contra el instructivo de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre) que comenzó en la esquina El Chorro de Caracas, se detuvo en la sede del Ministerio del Trabajo y culminó en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

La protesta también reunió a trabajadoras y trabajadores de Supra-Caracas, que presentaron una propuesta a la alcaldesa Carmen Meléndez. Y parece que ni la lluvia ni otras razones van a detener la conflictividad laboral en el país. Como lo recordó Pedro Eusse, responsable de la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela, se están desconociendo los contratos colectivos. “Es importante que nos preparemos para seguir luchando”, sentenció. “Quieren matar de hambre al pueblo trabajador. Ustedes dicen que son revolucionarios y socialistas, ustedes dicen que son un gobierno obrerista, pero ustedes son un gobierno enemigo de la clase obrera”. Incluso, Eusse aseveró que en Venezuela “se acabó el proceso progresista que inició Chávez”.

El día anterior, el lunes 11 de julio, organizaciones sindicales y gremiales, así como familiares de presos políticos, denunciaron la detención de seis dirigentes sociales.

Los familiares y dirigentes políticos denunciaron las detenciones y exigieron la liberación de los seis activistas sociales detenidos.

¿Qué pasa en el ámbito laboral en Venezuela? Como lo indicó Jacqueline Richter, directora del Observatorio Venezolano de Libertad Sindical, hay una arremetida contra la dirigencia sindical, que implica el desconocimiento de las convenciones colectivas y medidas como el instructivo de la Onapre.

Susana Rojas, coordinadora de Derechos Humanos de Bandera Roja, explicó que las detenciones de dirigentes de Bandera Roja se deben “a que son los que están liderando las protestas en nuestro país. Quieren acallar la protesta”. El gobierno de Maduro “quiere hacer ver que aquí no está pasando nada”, enfatizó.

En el contexto del foro organizado por Odevida el pasado miércoles 13 de julio, Rojas sentenció que han sido detenidas las personas que se pusieron a la vanguardia de las luchas, y que el propósito es “la intimidación desbordada”. En este momento “hay una ola represiva”, y varios dirigentes de Bandera Roja han sido buscados y hostigados. Incluso, adelantó que seguramente se “montará una olla” y se va a montar un show.

“El gobierno de Maduro se ha caracterizado por una política de represión hacia las personas que piensan distinto y que exigen sus derechos”, señala Marco Antonio Ponce, director del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social.