El punto de referencia para la discusión de la pensión debe ser el costo de la canasta básica: cerca de mil dólares, puntualizó Emilio Lozada, presidente de la federación nacional de jubilados y pensionados

Podría pensarse que las protestas de los jubilados y pensionados venezolanos quedaron de lado por las movilizaciones de los maestros y profesores, pero no es así. El pasado jueves 11 de agosto, durante la marcha masiva de trabajadores de la educación y la salud, Emilio Lozada, presidente de la federación nacional de jubilados y pensionados, confirmó que siguen a la espera de una respuesta por parte del gobierno del mandatario Nicolás Maduro.

Lozada ratificó que respaldan a los universitarios y a todos los trabajadores, “y a todos los que, de una forma u otra, les golpearon su estómago con unas tablas que no se corresponden con su sueldo, con unos beneficios que les quitaron de su contratación colectiva”.

Los pensionados siguen luchando, indicó, para que la pensión que aporta el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales “sea justa, deje de ser de 130 bolívares”. La pensión, reiteró que el punto de referencia debe ser el monto de la canasta básica; es decir, unos mil dólares. “Que se defina en las mesas de negociación. El Ministerio del Trabajo tiene que darnos la posibilidad de discutir eso en una negociación”.

La federación entregó una carta, en el Ministerio del Trabajo, con la solicitud de sentarse a discutir “el valor mínimo de la pensión del Seguro Social, que está establecido en la ley del seguro social”.

-¿Ya los llamaron para sentarse a negociar?

-Estamos esperando que nos den una fecha, porque es una comisión bilateral entre el sector de jubilados y pensionados y el IVSS. No tiene fecha todavía.