Unos 168 reclusos fallecieron en los centros monitoreados por la “Una ventana a la Libertad”, 48 de ellos perecieron por enfermedades como la tuberculosis.

De los 110 mil presos recluidos en las cárceles y centros de detención provisional venezolanos, 70% carecen de una sentencia en firme, denunció este martes 12 de noviembre, en Quito, Carlos Nieto, de la organización “Una ventana a la Libertad”.

Una cifra que reveló al abrir la segunda jornada de audiencias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh), que este martes concluye su 174 período de sesiones en Quito.

Para Nieto, “nunca en la historia de Venezuela se había vivido una situación penitenciaria tan grave”, “con violaciones permanentes a los derechos humanos de todo tipo”.

Una cifra que supera en algo más del doble al promedio en la región de personas en espera de juicio, que es de alrededor del 36 por ciento, según el Comisionado de la CIDH, Joel Hernández, quien agregó que de los alrededor 500 centros policiales de detención preventiva, la ONG monitorea 203 en quince estados, que tienen capacidad para 3.734 reclusos, “pero actualmente hay 19.028 reclusos, de los cuales 1.369 son mujeres”.

Hernández indicó que, “esto significa que tenemos un 509,58% de hacinamiento”, antes de anotar que entre enero y octubre pasados fallecieron 168 reclusos en los centros monitoreados, 48 de ellos, perecieron por enfermedades como la tuberculosis.