En cerca de 70% de los centros centinela no funcionan los laboratorios de bioanálisis, y en el 30% restante solamente se realizan exámenes básicos, afirmó la presidenta de la Federación de Colegios de Bioanalistas de Venezuela, Judith León

La detención de la bioanalista Andrea Sayago (en el estado Trujillo), por presuntamente difundir información sobre el coronavirus en Whatsapp, puso el reflector sobre las condiciones en las que los bioanalistas venezolanos están haciendo frente a esta enfermedad.

Judith León, presidenta de la Federación de Colegios de Bioanalistas, recordó que la COVID-19 encuentra al sector salud venezolano en una crisis de varios años. Por eso, no todos los hospitales centinela tienen laboratorios dotados para hacerles seguimiento a los pacientes positivos para la infección.

Según sus cálculos, en cerca de 70% de los centros centinela no funcionan los laboratorios de bioanálisis, y en el 30% restante solamente se realizan exámenes de heces, orina y no siempre hematología.

Los trabajadores de la salud vamos todos los días a nuestros centros y hacemos lo que podemos a pesar de la escasez, indicó León.

Sin embargo, hay “milagros” que están fuera de sus manos, como las pruebas para el seguimiento a un paciente con coronavirus.

La experta detalló que a las personas con la infección hay que chequearles frecuentemente su funcionamiento de los riñones, y para eso se necesita evaluación de urea y creatinina. También necesitan hematología completa, transaminasas y pruebas de coagulación, entre otras. De acuerdo con la evaluación de la Federación, no todos los centros centinela están en capacidad de hacerlas.

Los bioanalistas son, reitera, los profesionales de la salud que deben tomar las muestras de sangre para las pruebas rápidas. Precisan, además, de equipos de protección que en condiciones normales (sin pandemia) escasean, como mascarillas, guantes, lentes y batas.