La activista de derechos humanos Tamara Sujú denunció que funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) tienen instrucciones de infiltrarse en la vida cotidiana de la población.

Según Sujú el director de la Dgcim, Iván Hernández Dala, pidió “especial atención” en Petare, El Valle, Catia, Cota 905, Altos Mirandinos, Guarenas-Guatire. “Si ven algo extraño, la orden de neutralizarlo”, subrayó.