Crímenes de odio recorren América: El prejuicio los alienta en Venezuela y el racismo los convierte en tiroteos en EEUU

Zurima Vásquez Fotos: Jonathan Lanza

Los delitos de odio más comunes ocurren por intolerancia política, factores relacionados al género, contra personas con discapacidades y por orientación sexual

Cuando una persona ataca a otra por pertenecer a un determinado grupo social, género, religión, raza, etnia, nivel socioeconómico, nacionalidad, ideología, discapacidad u orientación sexual se considera que es un delito de odio.

Los tres tiroteos registrados este fin de semana en Estados Unidos (EEUU) podrían ser considerados crímenes de odio.

La abogada Desiré Vitale, directora general de Dava Abogados, expresó que “los delitos de odio van más allá del simple odio: van guiados por el prejuicio”.

En Venezuela, a partir del año 2017 está vigente la Ley Constitucional Contra el Odio, por la Convivencia y la Paz la cual regula conductas como la incitación al odio y la omisión de acción por parte de funcionarios cuando ven que se cometen este tipo de delitos.

“Esta ley requiere un mayor desarrollo en cuanto a los tipos penales, porque en el delito de incitación al odio solo categoriza a los relacionados con la publicación, pero es muy vaga al determinar cuál es la conducta específica que se pretende castigar”, explicó Vitale.

Respecto a la incitación al odio a través de redes sociales, Vitale aclaró que hay que distinguir qué es una opinión y qué es un llamado de incitación al odio. “La ley establece que el administrador de la red social elimine la publicación en un lapso de tiempo de 6 horas”, subrayó.

Indicó que “en Venezuela los delitos de odio más comunes suceden por la intolerancia política. La comunidad Lgbti sufre mucho por la comisión de este tipo de delitos, así como también el adulto mayor, ya que está desprotegido por el país”.

La Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional Constituyente solicitó al Ministerio Público el inicio de una investigación contra el diputado de la Asamblea Nacional Franklyn Duarte por “instigar al odio” a través de redes sociales.

Asimismo, el fiscal general de la República, Tarek William, solicitó al gobierno español la extradición de Enzo Franchini Oliveros, presunto implicado en el homicidio de Orlando Figuera, quien fue quemado vivo durante protestas antigubernamentales en la Plaza Francia de Altamira, el 20 de mayo de 2017. Este crimen se considera un delito de odio.

En otros países este es, también, un problema. En España el incremento de las denuncias por delitos de odio entre 2013, fecha de la publicación del primer informe específico acerca del tema por parte del ministerio de Interior y el último de 2017, es de poco más del 21 %:de mil 172 a mil 419 registros en las comisarías, según reseña la agencia Efe.

Los casos más recientes de crímenes de odio son las matanzas en Ohio y Texas, Estados Unidos, cuando la madrugada de este sábado 3 de agosto murieron al menos 20 personas y otras 26 resultaron heridas al registrarse un tiroteo en un centro comercial en Texas. Horas después, en Ohio, un hombre mató a 9 personas e hirió a 16 antes de ser abatido por la policía.

Por otra parte, el jefe de policía de El Paso (Texas), Greg Allen, señaló que este caso encaja en un potencial delito de odio: 20 minutos antes de efectuarse el tiroteo se colgó un manifiesto antiinmigratorio y racista. Las autoridades investigan si el suceso guarda relación con el manifiesto publicado en un foro de internet de extrema derecha, en el cual el autor rechaza la invasión hispana y divide EEUU por razas.

Ante estos ataques, el presidente norteamericano, Donald Trump, escribió en su cuenta de Twitter: “Estoy con todos aquellos que en este país condenan los actos de odio. No hay ninguna razón o excusa que justifique el asesinato de gente inocente”.

Asimismo, el jefe del Gobierno de España y secretario general del PSOE compartió el siguiente tuit:


.